Willian José pone la txapela a la Real Sociedad ante Osasuna

La Real Sociedad se llevó la Euskal Herria Txapela contra Osasuna gracias a un gol de penalti de Willian José en el Reale Arena. El equipo realista se llevó este peculiar trofeo cuya final disputan los dos equipos de Euskal Herria (País Vasco y Navarra) que mejores resultados logren en los derbis vascos durante la temporada. Esta vez les tocó a los navarros y los donostiarras, que ejercieron adicionalmente de anfitriones. El brasileño puso el gol del triunfo realista, mientras que el conjunto rojillo puso los merecimientos sin puntería para suceder obtenido, quizá, mejor premio.

El amistoso, hay que llamarlo así por mucho que fuera la Euskal Herria Txapela, sirvió sobre todo para que tanto Jagoba Arrásate como Imanol Alguacil vieran en influencia a algunos de sus jugadores compitiendo durante 90 minutos, metiendo más carga física, importante a una sola semana del manifestación de la temporada oficial. Esa pudo ser la razón por la que el partido fuera de más a menos, notando el cansancio la mayoría de los jugadores que estaban sobre el campo. Movió más el banquillo el equipo rojillo, especialmente en la recta final, mientras que los txuri-urdin afrontaron la cita con lo puesto, porque entre las muchas bajas que tienen y que por la mañana habían jugado otro partido amistoso, no le quedaba mucho más fondo de armario que el que saltó al césped del Reale Arena.

Empezó mejor Osasuna, con varios acercamientos con relativo peligro con remates de Enric Gallego y Adrian, pero o no encontraron puerta, o se encontraron con Remiro. El caso es que los rojillos no aprovecharon su momento y el partido se fue nivelando con un buen remate de Le Normand que atrapó con ciertos problemas Herrera. A partir de ahí, la Real empezó a crecer hasta que se encontró con el gol del 1-0 de Willian José, que a diferencia de lo que hizo en Villarreal, esta vez no falló desde los merienda metros. A la postre sería un gol central para darle el título vasco de este verano a la Real. Parecía que ese gol iba a espolear más a los realistas, pero fue al contrario. Al que despertó fue a Osasuna, que de nuevo se puso a la tarea de averiguar la puerta de Remiro. Pudo entablar Oier tras un gran centro de Roberto Torres. Después lo pido hacer Rubén García de errata. Y Roberto Torres desde fuera del ámbito. Pero el partido se fue al refrigerio con la trofeo por la mínima de los donostiarras.

Osasuna jugó casi todo el partido condicionado por la muerto de Enric Gallego, que al cuarto de hora tuvo que dejarse llevar el césped por molestias musculares. Y había empezado el partido muy enchufista. Juan Villar salió en su zona. Y fue precisamente el huelveño el que tuvo la primera oportunidad de fusilar el partido a posteriori del refrigerio. No fue el único tocado del interviú. Joseba Zaldua, que salió en la segunda parte, igualmente tuvo que retirarse ayer del final del partido. También problemas musculares. Eso fue lo peor, sin duda. El equipo de Arrásate salió mejor en la reanudación. Siguió dominando y empezó a robar la pelota en campo contrario. Los realistas acusaban sus bajas, Zubeldia se echaba el equipo a la espalda, y ayudaba a los potrillos Olasagasti y Roberto Lopez, que completaron una medular de circunstancias. Volvió a tener otra exploración ocasión Iñigo Pérez a posteriori de otro servicio de Roberto Torres desde la derecha. Otra vez el equipo navarro desaprovechó su momento. El pequeño carrusel de cambios del final rompió la continuidad en recreo que estaba teniendo Osasuna y permitió a la Real tener su exigua preeminencia con menos problemas. La Real no llegaba, Osasuna tenía la pelota, pero ya le fallaban las fuerzas y adolecía de profundidad. El Chimy Ávila tuvo minutos, pero aún necesita tiempo. En eso está Arrásate. A Imanol lo que le preocupan son las bajas. O mucho cambia la cosa, o deberá hacer encaje de bolillos con la vinculación en Valladolid en la primera excursión.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *