Un superior Sporting de Portugal derrota al Real Valladolid

El Real Valladolid cosechó su segunda derrota de la pretemporada en su primer partido amistoso a disputar en tierras lusas, frente al Sporting de Portugal. Después de una primera parte competida, en la que los blanquivioletas fueron sutilmente superiores, los verdiblancos dieron un paso delante en la segunda parte y, aunque Sekou marcó primero, de penalti, dos tantos postreros dieron el triunfo a los lusos, que fueron superiores tras el refrigerio.

El Pucela aguantó el intento en los primeros compases de los leones de tener el balón. Lo hizo sin sufrir sin él, acertadamente arraigado defensivamente, paciente a la aplazamiento de tener la ocasión de manejarlo. Así, el dominio fue más acertadamente alterno, aunque los blanquivioletas fueron creciendo a través de la posesión con el valer del cronómetro.

A pesar de la superioridad de los defensas frente a Sekou, el hispano-senegalés fue uno de los jugadores más activos de la primera parte, gracias a su exuberancia física. Cayó a menudo a la izquierda, a donde volvió Toni Villa, desplazado por la posición de Aguado, que ocupó la mediapunta. Y cuando los lisboetas tenían el esférico, el Pucela defendía conexo, marca de la casa, alternando paraíso: a veces presionó la salida de balón y otras pasó a un repliegue medio.

Las ocasiones más claras fueron para el cuadro desproporcionado, primero a través de un disparo del exblanquivioleta Pedro Porro desde la exterior que atajó acertadamente Roberto y luego en otra rápida influencia por el costado derecho que Tiago Tomás remató, y que de nuevo repelió acertadamente el meta. Mientras, Luis Pérez lo intentaba con centros que no encontraban rematador y Sekou tuvo una ocasión en un topetazo forzado, que acabó en las manos de Adán.

En el inicio del segundo tiempo, una pérdida en el centro del campo se convirtió en una contra en la que Nuno Santos se plantó delante de Roberto y disparó flojo debajo. Sergio no hizo cambios en el entretiempo, elevando así la carga de minutos de sus pupilos. Jovane Cabral tuvo otra en un brinco errado de Miguel Rubio, lo que supuso el segundo aviso para un Pucela al que le costaba salir de su campo con el cuero. En otra rápida influencia tras recuperación, fue Tiago Tomás quien no atinó; se topó con la cruceta.

Estas oportunidades confirmaron la superioridad del Sporting, que siguió disfrutando de la tenencia del balón y volvió a amenazar por medio de Vietto, luego de un disparo manso de Carnero en una error. En la influencia posterior, un centro de Pablo Hervías tropezó en la mano de Feddal y el colegiado señaló el penalti. Sekou no falló, engañó a Adán y adelantó a los vallisoletanos, adaptado cuando más estaban sufriendo.

El Sporting de Portugal no se detuvo con el 0-1; al contrario: buscó el igualada. No tardó mucho en conseguirlo Zou Feddal, aprovechando un centro de Wendel, preciso al corazón del ámbito, donde un error de Luis Pérez en la marca propició el igualada. Nuno Santos y João Palhinha, con un disparo al palo y aprovechando la espalda de Carnero, pudieron hacer el 2-1 al punto que en los cinco minutos siguientes.

Aprovechando un desajuste provocado por la luxación de Luismi, que cogió al Real Valladolid con diez, Jovane Cabral vio un charco en el interior del ámbito y se tiró, con la mala suerte para los vallisoletanos de que el colegiado compró el farsa y señaló la pena máxima. El propio Jovane Cabral disparó al costado contrario al que se tiró Roberto y dio la reverso al resultado. La influencia del penalti cobrado hizo que fuera expulsado Miguel Rubio. En un pispás, la pareja de centrales pasó a estar formada por Fede San Emeterio y Javi Sánchez.

El conjunto verdiblanco pudo sentenciar en los minutos compases, en los que los vallisoletanos ya no llegaban a las marcas con la misma solvencia. Jovane Cabral se interpuso en un disparo que pudo ser el tercero y, minutos luego, el colegiado anuló un gol a los locales. Pedro Porro envió a córner una buena influencia entre Pablo Hervías y Toni Villa en la primera salida del Pucela en unos cuantos minutos. No sirvió para entablar un partido en el que los blanquivioletas fueron de más a menos y acabaron a merced del Sporting de Portugal en una segunda parte en la que los lisboetas fueron muy superiores.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *