Un Huesca resolutivo supera por goleada a un valiente Sabadell

El Huesca se llevó ayer el amistoso disputado en presencia de el Sabadell con un grabador amplio, pero en un partido que no dominó desde el inicio. Fue con el paso de los minutos que el Huesca fue creciendo con y sin balón y se adueñó del partido generando cada vez más serie y ocasiones. Al final, pasó por encima al Sabadell.

El partido arrancó con un Sabadell atrevido y un Huesca desprevenido. Apretaron hacia lo alto, y mucho, los arlequinados que robaron un par de balones con peligro pero que Édgar no supo materializar. Al Huesca le costó varios minutos retener quitarse de encima esa presión asfixiante, pero encontró a Rafa Mir en dilatado, que dio salida a su equipo. En el capítulo de ocasiones, insuficiente oscilación: Édgar fue el más peligroso de los catalanes mientras que el Huesca solo se acercó a la meta de Mackay con disparos lejanos, el más peligroso de Juan Carlos.

La pausa de hidratación sentó acertadamente al Huesca, que ya iba claramente a más durante el partido. En una hecho un punto afortunada, encima, Rafa Mir cabeceó de forma fantástica para poner por delante a su equipo. Un gol a pocos minutos del alivio que noqueó al Sabadell.

SI el Huesca no acertó a marcar el segundo tanto en los primeros minutos de la segunda parte fue gracias a Fuoli. El meta del Sabadell intervino en tres remates consecutivos, cada vez más complicados, salvando a su equipo con una excelente última parada. Y es que, el inicio tras el alivio, nadie tuvo que ver con el inicio del partido: el Sabadell esperó mucho más detrás y el Huesca vivió mucho más cómodo. Los arlequinados pudieron igualar y cambiar el partido, pero Andrés Fernández detuvo el penalti ejecutado por Heber.

Tras el carrusel de cambios por parte de los dos equipos los medios del Huesca se encontraron con mucho espacio mientras que al Sabadell le costó cada vez más retener el balón una dinámica que fue a más.

Los oscenses se acercaron cada vez con más frecuencia a la puerta de Fuoli y en los últimos minutos fueron muy superiores a su rival. Prueba de ello fueron los dos tantos, un cabezazo de Okazaki y un excelente remate de desliz de Seoane, ya en el descuento.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *