Tuchel, indignado con sus jugadores

Las aguas no bajan precisamente calmadas por el río Sena en su paso por París. Pese a impresionar por primera vez en su historia a la final de la Champions League y dar ese brinco final en la máxima competición europea ni Tuchel tiene la confianza necesaria por parte de la directiva ni los jugadores parecen ir de la mano con el monitor.

01/09/2020 a las 17:52

CEST


SPORT.es

El técnico tudesco estaba totalmente en contra en dar más receso a su plantilla a posteriori de la derrota en presencia de el Bayern, aplazando así su entrevista de la Ligue 1 en presencia de el Lens del pasado 29 de agosto. El PSG todavía no ha debutado en la competición liguera oportuno a la disputa de la final a ocho en Lisboa.

Tuchel quería apostar ya pero la directiva sí logró prorrogar el partido y como consecuencia se le dio a la plantilla unos días de refrigerio antiguamente de preparar el inicio de la nueva temporada. Más allá de la audacia que ya no gustaba al técnico del PSG, algunos jugadores se tomaron a la ligera la palabra receso y decidieron irse a acaecer unos días en Ibiza. Casos como el de Di María, Leandro Paredes y el propio Neymar, a quien se le vio con Sandro Rosell.

El PSG informó, tras las pruebas PCR pertinentes, que había tres posibles casos de coronavirus en el equipo entre los que se encontraban precisamente Di María y Paredes. La isla balear no es precisamente un superficie muy seguro para los futbolistas que ya sabían a qué se arriesgaban. 

Neymar, señalado

No parece que Neymar se encuentre entre estos casos pero que se dejara ver por Ibiza con múltiples fotografías colgadas en sus redes sociales ha sido otro de los motivos de enfado de Tuchel. Si la sino no da ejemplo de lo que predica el monitor es mucho más difícil recuperar confianza perdida con el resto de la plantilla.

También con una directiva que sigue indignada por decisiones técnicas como la de dejar a Mauro Icardi los 90 minutos de la final de Lisboa en el banquillo. 60 millones han pagado para quedarse en propiedad al argentino y dejar ir a un Cavani que era más del afabilidad de Tuchel.
Entre pitos y flautas, todo apunta que omitido ‘orejona’ a final de temporada, el tudesco deberá hacer las maletas para irse de París. Si es que no lo tiene que hacer antiguamente. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *