Sergio González todavía tiene crédito en el Real Valladolid

No pasa por el mejor momento Sergio González en el Real Valladolid, más proporcionadamente al revés como reconoció tras el partido ante el Alavés. Sabe el técnico pucelano que en cualquier otro club ya habría sido despedido, pero entiende la dirección de la entidad blanquivioleta y su dirección deportiva que el preparador se ha reses con su rendimiento antecedente (un progreso y dos permanencias) seguir al frente del equipo, al menos, de momento. Haber reses tres puntos de 21 es una plástico de presentación terrible asumible sólo por un número selecto de técnicos y en circunstancias muy especiales como las que concurren en el Real Valladolid de la temporada 2020-21.

Y es que, al impulso de un nuevo plan al que han llegado nueve jugadores nuevos, sólo uno de ellos cedido (Jota), se suma el hecho de que las lesiones y los errores individuales han castigado al equipo. Los fallos por los que antaño se penalizaba poco o cero al equipo ahora cuestan goles y puntos. Y es que los pucelanos, que esta temporada no han jugado muy proporcionadamente nunca, han cometido errores infantiles que les han colocado como colistas de la clasificación: Masip se comió una errata desde 35 metros frente a la Real, Bruno regaló el balón del gol de la triunfo del Real Madrid en la exterior del dominio, Guardiola falló un penalti, con 1-1, frente al Eibar, que terminó ganando jugando con 10 el postrer cuarto de hora, Bruno volvió a frustrarse delante el Huesca de modo lamentable y el equipo perdió una delantera de 0-2, y ayer un error grosero de El Yamiq provocó un penalti y expulsión de Nacho en el minuto 20 que lastró a todo el equipo y le llevó a la derrota 0-2. De esta modo, el séptimo equipo menos goleado de la temporada pasada ahora es el que más goles recibe.

Con todos estos rudimentos, y con el presidente, Ronaldo Nazario, distante y sin aparecer públicamente, en el Real Valladolid entienden que Sergio González puede sacar delante el equipo. Se basan en que el técnico tiene la confianza y apoyo de la plantilla, mostrado ayer en el vestuario y en las palabras de Joaquín, y en que creen que una suma de errores individuales ha provocado la situación presente por lo que se apela a la fórmula de pelotón, humildad y trabajo para salir de la situación, pero el crédito no es infinito. El técnico deberá sumar puntos y victorias en los dos próximos encuentros, antaño del parón de selecciones de noviembre, delante el Villarreal en La Cerámica y en Zorrilla delante un Athletic, que puede venir todavía con la soga alrededor del cuello de Garitano. De lo que ocurra en estos dos partidos, indemne que el primero sea un desastre completo, dependerá la continuidad de Sergio González como técnico blanquivioleta.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *