Revuelta social en el Valencia

Peter Lim tiene cada vez más detractores y frentes abiertos en Valencia. El posterior capítulo de crispación social tiene a la Agrupació de Penyes de protagonista (357 peñas censadas), mientras que un hito ocupa y preocupa a la Generalitat y Ayuntamiento: el incumplimiento de los plazos de construcción del estadio, tema que ha dejado de ser tabú para los políticos ahora que muchos aficionados exigen a Lim hechos.

La obra, paralizada desde 2009, debería estar acabada en 2023 según dicta la ATE. Pero Meriton sigue sin financiación (su plan, como el de sus antecesores, pasa por la traspaso de Mestalla). Ayer Anil Murthy solicitó a Ximo Puig una prórroga de la ATE, moratoria que Joan Ribó pone en cuarentena. “Se tiene que construir sí o sí”, enfatizó el alcalde, que recibe hoy a Anil.

Los ecos del adiós de Mateu Alemany y Marcelino aún resuenan por Mestalla y la descomposición del equipo que fuera campeón (Parejo, Coquelin, Garay, Rodrigo y/o Ferran) ha donado pie este verano a movilizaciones sociales. La pandemia silenció Mestalla pero las redes dieron vida a grupos como ‘Espíritu del 86’ o ‘Salvem Nostre Valencia CF’, plataformas que pasaron del mundo posible al verdadero con dos manifestaciones en agosto. Dichos colectivos gritan ‘Lim go home’ y a su vez tratan de aglutinar un 5% del renta social (180.000 acciones) para forzar una Junta Extraordinaria o, al menos, un 1% para impugnar las cuentas del club. Entre medias, el ex asesor, Antonio Sesé, representado por Miguel Durán, ha presentado una querella contra Lim por perjuicio patrimonial al club. La magistrada Isabel Rodríguez Guerola, jueza del caso Levante-Zaragoza, decidirá si ve indicios de delito y la admite a trámite.

La Agrupació de Penyes tras reunirse en Asamblea (231 peñas) reclamó la destitución de Anil Murthy. Al presidente le acompañará de por vida su seña de mandar callar a la escalera. El desarraigo se alimenta desde el club con comunicados y mensajes en los medios oficiales. Los arrebatos de poder dilapidan la concordia. Así, días luego del comunicado de las peñas, el club informó a la Agrupació que deberá desentenderse en 15 días la sede que, desde hacía 25 abriles, tenía cedida en los bajos de Mestalla.

Meriton se aferra al relato de que la aparición de Lim evitó la ruina del Valencia en 2014 (invirtió 194 millones y refinanció la deuda) y por ello no entiende ni acepta muchas críticas a su administración. La deuda hoy es de 530 millones y su maniquí financiero se resume en traspaso de jugadores, ingresos de televisión y Champions (si la juega). Es asegurar, el mismo maniquí que había sin Lim. La alternativa económica pasaría por la explotación de un nuevo estadio, pero Lim, a día de hoy, solo pide prórrogas a la ATE.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *