Nico quiere a Pichu Cuéllar para competir con Edgar Badia

El Elche CF ha metido la directa para promover la plantilla de Jorge Almirón. La meta es una de las posiciones señaladas para encontrar un refuerzo que anualidad competencia a Edgar Badia. Y el nombre que tiene señalado en la memorándum la dirección deportiva franjiverde es el de Iván ‘Pichu’ Cuéllar, del CD Leganés.

A confianza de la operación está que Nico Rodríguez conoce al futbolista de cuando los dos coincidieron en el Sporting de Gijón, durante dos temporadas. Este es un divisor esencia para que el director deportivo del Elche haya planteado este refuerzo a su jerarca Christian Bragarnik, que es quien está validando todas las decisiones y cerrando las operaciones económicas para que se ajusten a precio.

En el Leganés, fuentes consultadas por AS afirman no deber recibido por ahora propuesta alguna del Elche. Tampoco llamadas de interés por parte de los ilicitanos. Además, esta mañana Txema Indias, director deportivo de los pepineros, ha insistido en que el tesina de José Luis Martí es el de contar con sus tres porteros actuales (Riesgo, Conde y el propio Pichu), aunque no ha cerrado la puerta a una posible salida.

Tal y como contó AS, Pichu cuenta desde hace algunos días con el interés de varios Primeras. La venida de Riesgo se interpretó al sur de la renta como una posible seguro en caso de salida de última hora del cancerbero extremeño. En todo caso, el Leganés no tiene indigencia de traicionar a Cuéllar ni por motivos económicos o salariales. Las cuentas pepineras están fortalecidas y, con el descenso, los salarios de sus principales jugadores se han pasado recortados en un 40%, lo que evita problemas de estrecheces. Al menos para la contemporáneo temporada.

Cuéllar, un fijo en el Leganés

Iván Cuéllar (Mérida, 1984) se formó en el club de su ciudad antiguamente de coger las maletas para enrolarse en los juveniles del Atlético de Madrid. Llegó a iniciarse en el primer equipo rojiblanco antiguamente de salir con destino al Eibar y, más tarde, al Sporting de Gijón, donde echó raíces durante nueve temporadas. Fue el guardameta del promoción a Primera con Abelardo y el encargado de defender su meta durante los dos cursos que duró la estancia en la máxima categoría. Ahí ya contó con Nico Rodríguez como director deportivo.

Tras el descenso de Osasuna se marchó al Leganés, donde ha estado los tres últimos cursos, siendo indiscutible y cuajando buenas actuaciones en la máxima categoría. Este verano se comprometió con el Real Valladolid para cuando quedara evadido con el Leganés, pero finalmente amplió su pacto y fue titular este pasado fin de semana, en la primera recorrido de Liga de Segunda División, frente a Las Palmas, logrando abastecer su meta a cero. Ahora podría convertirse en al competencia de Edgar Badia, el que fuera el mejor guardameta de plata de la pasada temporada.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *