Match-ball para los banquillos

Prueba de fuego para Óscar García y Sergio González este fin de semana en LaLiga. Los malos resultados en este inicio liguero les han puesto en la cuerda floja y vivirán en la 9ª trayecto un match-ball para continuar en el cargo, o por lo menos hasta luego del parón de selecciones. Si uno de los dos cae tras este fin de semana, sería el primer monitor de la temporada en ser destituido. Eso sí, este año se está haciendo de esperar, ya que en las últimas siete campañas ya se había producido a estas gloria como insignificante un cambio en un banquillo de LaLiga Santander.

La situación en Valladolid es tensa. Tanto, que ya han aparecido pintadas pidiendo la marcha de Sergio González y cargando contra Ronaldo, el presidente del club. Los pucelanos solo han conseguido sumar tres puntos en ocho partidos. Todavía no conocen la trofeo. Los puntos llegaron en tres empates (frente a Real Sociedad, Celta y Huesca) mientras que cedieron todos los puntos en cinco ocasiones (Betis, Real Madrid, Eibar, Alavés y Villarreal). Con estos números, el Valladolid es el farolillo rojo de la Liga. Sergio y sus jugadores tendrán que ponerse un buen resultado este domingo frente a el Athletic (18:30) si quieren que no haya un nuevo inquilino en el banquillo de Zorrilla. Es más, con más de tres puntos en el casillero a estas gloria de la temporada fueron destituidos hasta diez entrenadores en los últimos siete primaveras. Con este apunte se muestra la gran confianza que tienen los directivos del Valladolid en su técnico pese al mal inicio, ya que Sergio ha sido el monitor que devolvió al equipo a Primera y le ha mantenido la máxima categoría del fútbol gachupin salvándole del descenso las dos últimas.

Otro de los banquillos calientes de Primera está en Vigo. Óscar acumula seis puntos y se encuentra fuera de la zona de descenso (17ª), eso sí, con un partido más que el Levante, que solo tiene un punto menos. El problema de Óscar reside en que inició LaLiga con parte de su crédito rendido por el agobiante final de la pasada temporada. En las ocho jornadas disputadas, solo ha conseguido una trofeo (frente a el Valencia) y tres empates (Eibar, Valladolid y Levante); mientras que perdió contra Barcelona, Osasuna, Atlético y Real Sociedad. Cuatro equipos de la zona media-alta. Óscar se juega seguir en el puesto enfrentándose este viernes al Elche.

Tanto Óscar como Sergio tienen bastantes papeletas para ser los dos primeros entrenadores destituidos, a excepción de que den la reverso a la situación de sus equipos. Y más con un parón de selecciones para las dos próximas semanas. Lo que daría tiempo a las directivas a agenciárselas un nuevo monitor y que tuviera varios días para concer a la plantilla y preparar su estreno. Pero es la primera temporada en los últimos siete primaveras que se tarda tanto en ver el primer jubilación en un banquillo. Tal vez sea por el atípico inicio de Liga y el apretado calendario o por la situación económica de los equipos, que quieren evitar fertilizar finiquitos y contratar a un nuevo técnico y por ello aguantan tanto. Por ejemplo, la pasada temporada la primera destitución llegó en la tercera trayecto, cuando el Valencia echó a Marcelino. Aunque en aquella ocasión fue más por un problema con la directiva que por resultados, ya que marchaba en décima posición y tras conseguir una Copa del Rey y clasificar a su equipo a la Champions.

Otras destituciones tempranas fue la de Zubeldia en el Alavés en la cuarta trayecto de la 2017-18. El equipo marchaba extremo y con cuatro derrotas.  Ayestarán, en la 2016-17, asimismo se marchó en la cuarta trayecto tras caer cuatro veces de forma consecutiva. Mendilibar, en la 2013-14, dejaba de ser monitor del Osasuna aún más pronto, en la tercera trayecto: tres de tres derrotas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *