Manu Vallejo tira del Valencia

Mestalla acogió en silencio un derbi ruidoso. Fue un partido eléctrico, de ida y reverso, que por ocasiones pudo ganarlo cualquiera y por errores pudieron perderlo los dos. Fue Manu Vallejo quien endosó los golpes claves, los definitivos. Sus dos goles noquearon al Levante y le dieron a Gracia su primera trofeo como monitor ché. Así consumó el Valencia la remontada, en un duelo que Morales puso patas hacia lo alto a los 32 segundos y en el que el Levante se adelantó por dos veces. Pero los granotas deberán esperar a otra ocasión para profanar Mestalla.

Ni un solo fichaje apareció en las alineaciones del derbi de Mestalla. En la de Gracia, porque no los hay; en la de Paco López, porque su fuerza radica en la continuidad de los Aitor, Campaña y cía. LaLiga sumó a otro baby a ‘La Quinta del Virus’: Yunus Musah (17 primaveras). Primer britano que debuta con el Valencia en partido oficial, primero de los muchos chavales a los que seguro que tendrá que dar minutos el técnico navarro por exigencia.

Yunus Musah será anciano de momento el próximo 29 de noviembre, aunque por cuerpo y desparpajo quién lo diría. Yunus hizo hace dos veranos el camino a la inversa de Ferran o Rodrigo. Él cambió la Premier por la Liga; el Arsenal, por el Valencia (sus juveniles, claro). Pablo Longoria fue quién le convenció. Él además fichó a Manu Vallejo. Gracia, más allá del inglés, apostó de inicio por Kang-in Lee (18 primaveras), su novel de anciano rango, y Esquerdo (21), que además se estrenaba en Primera, pero no pudo entrar con peor pie al derbi.

Esquerdo fue quien perdió el balón que propició que Morales anotase el gol más madrugador de la historia de los derbis, que anoche vivió su capítulo 29º en Primera. Morales reinvidicó que los viejos rockeros además tienen mucho que aseverar en esta Liga. A sus 33 primaveras firmó dos goles de bandera. A cuál mejor, la verdad. El primero lo hizo a los 32 segundos de partido. Gracia no se lo podía ni creer, más cuando su Valencia había sido el equipo que sacó de centro. Ese fue el primero de los muchos errores que comitieron en la salida los blanquinegros. El ‘Comandante’, que recibió el balón tras la pérdida de Esquerdo, regateó casi bailando a Kondogbia, Gabriel, Wass y superó con sigilo a Jaume.

El propio Morales estuvo cerca de hacer el segundo gol granota a los cuatro minutos. El Valencia daba tumbos y la tenebrosidad acababa de entablar. Los de Gracia sufrían para dar tres pases seguidos y los de Paco López tenían el derbi bajo control. Pero el talento de Kang-in Lee emergió con dos asistencias y en sendos momentos claves del primer tiempo. Suyo fue el tirada de cima que envió al fondo de la red Gabriel Paulista y del coreano además fue un excelso pase al hueco a la carrera de Maxi Gómez, que el uruguayo lo ejecutó de primeras a la perfección. Ese gol llegó solo tres minutos a posteriori de que Morales hubiera aventajado de nuevo al Levante. Esta vez el ‘Comandante’ se dejó de sutilezas y fusiló con pierna derecha a Jaume. Ahora el error fue de Guedes. Entre medias se vio otro gol del Levante. De Melero, aunque anulado por el VAR por manos de Campaña.

El partido continuó de ocasión en ocasión y tiro porque me toca. Yunus al apoyo, Bardhi al cuerpo de Jaume. Morales, Miramón,Gayà, Maxi… y así hasta que Gracia hizo los cambios (acertó el navarro de pleno sacando) y apareció Manu Vallejo. Ni es canterano ni siquiera fichaje. Pero tiene 23 primaveras y mucha anhelo. Y gol. Tuvo tres ocasiones; dos acabaron en el fondo de la red.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *