Manu Sánchez, un misterio sin resolver en el Atlético

Manu Sánchez (20 primaveras) ha perdido su sitio en los planes de Simeone. El canterano, que ya es tahúr de pleno derecho del primer equipo (le dieron dorsal profesional y no uno cualquiera), tan pronto como está teniendo oportunidades de saltar al circunscripción de maniobra en los partidos que han disputado los rojiblancos hasta el momento. De los 630 minutos que han jugado los colchoneros en siete partidos, Manu sólo ha participado en 49, acumulados en un solo duelo (contra el Celta en la sexta marcha de LaLiga), en el que encima dio la subsidio del primer gol a Luis Suárez. En el resto, o ha permanecido en el banquillo todo el audiencia o, directamente, ni ha sido convocado, como ocurrió frente a el Bayern y el Betis. Parece que todo se debe a una cuestión técnica, puesto que el tahúr ha participado regularmente en los entrenamientos como uno más del asociación sin que se haya hecho notorio ningún problema físico.

Llama la atención esta desaparición del canterano cuando ha sido un tahúr que contó para el técnico argentino en los compases finales de la pasada Liga, llegando a participar en cuatro partidos, tres de ellos como titular, en los 11 partidos que se disputaron tras el parón por el coronavirus. Manu comenzó la temporada en el filial, ya que el Atlético apostó por tener a Lodi como único doble en esa posición y utilizar a Hermoso o Saúl cuando fuera necesario. Sin bloqueo, ese test no salió correctamente y el canterano tuvo su primera oportunidad con los mayores en la marcha 17 de LaLiga frente a Osasuna en el Wanda Metropolitano (2-0). No obstante, ya no volvió a poner en un tiempo, aunque entraba con frecuencia en las convocatorias. Su situación varió tras el parón, ya que alternó la posición con el brasileño, siendo su recambio cuando este no estaba acondicionado, ya fuera por dislocación, punición o alivio. En total, el curso pasado Manu estuvo 446′ sobre el césped, repartidos en seis encuentros.

El contiguo izquierdo tuvo un verano movido en el que estuvo cerca de salir de la entidad, pero las circunstancias hicieron que finalmente se quedara y fuera uno más de la plantilla rojiblanca. Una vez concluida la temporada, el Atlético decidió que quería tener un sustituto para Lodi, pero prefería que fuera un tahúr con más experiencia en el primer nivel. Por ello, el plan era ceder a Manu y traer un tahúr contrastado. El estimado era el brasileño Caio Henrique, que pertenecía a la entidad, pero estaba cedido en el Gremio de su país, donde se había reciclado de medio a carrilero siniestro. Los rojiblancos le repescaron y, paralelamente, pactaron con Osasuna la cesión por una temporada del canterano. Sin bloqueo, cuando la operación estaba a desliz sólo de la firma para hacerse oficial, el Mónaco se interesó por Caio y lo fichó a cambio de ocho millones de euros y dos en variables.

Eso provocó que se paralizara la salida de Manu a la prórroga de fichar otro tahúr que pudiera dar alivio a Lodi. El principal candidato era el uruguayo Olivera, del Getafe, con el que se alcanzó un acuerdo para su incorporación. Sin bloqueo, las negociaciones con el club azulón no llegaron a buen puerto y el fichaje se frustró, haciendo que Manu finalmente se quedara, no sin antes renovar hasta 2025 con el Atlético. Parecía que este año se consolidaría en el primer equipo, siendo la primera alternativa en el carril izquierdo, pero por el momento Simeone ha preferido sospechar por Hermoso en esa posición cuando ha sido necesario. Este fin de semana los colchoneros vuelven a poner (el sábado 31 a las 18:30 horas El Sadar frente a Osasuna, precisamente el equipo al que iba a ir Manu) y quizás el canterano pueda disfrutar de una nueva oportunidad conveniente a la gran carga de partidos de los colchoneros en las últimas semanas, jugando cada tres días.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *