Las once salidas por resolver en el Barça

Con el adiós virtualmente cerrado de Arturo Vidal al Inter de Milán, el Barça tiene aún once potenciales salidas por resolver y el tiempo empieza a apretarle. Koeman necesita acicalar el vestuario de futbolistas con los que no cuenta o a los que el club ya dijo en su día que no continuarían. Para que su mensaje llegue más nítido a los futbolistas con los que cuenta, el holandés ha pedido celeridad a la secretaría técnica y al staff del club. Los casos tienen sus peculiaridades. Algunos, porque tienen que ver con vacas sagradas como Luis Suárez; otros, porque afectan a jugadores con muchos primaveras en la casa y merecen tacto (Rafinha, Aleñá, Oriol Busquets, Miranda); varios porque el Barça quiere sacar tajada económica (Júnior, Braithwaite, Todibo). También los hay de jugadores que son casi imposibles de colocar por estado físico y ficha como Umtiti y otros por yerro de nivel (Matheus).

Luis Suárez (anuencia hasta junio de 2021). Un caso enconado. Koeman, de boca del club, ha comunicado al uruguayo que no cuenta con él. Suárez quiere salir suelto y cobrar la totalidad de su anuencia que acaba en 2021. El Barça no quiere y le contesta que puede estar un año en la escalera. Mientras, Juventus y Atlético le pretenden. La alternativa podría ser que Suárez perdonase el año de anuencia y el Barça le dejase salir infundado. Pero, de momento, no hay alternativa.

Jean-Clair Todibo (anuencia hasta junio de 2023). La postura de Abidal salió mal. El Barça se lo robó a la Juventus en lo que consideraba un fichaje de futuro. Pero la progreso del francés y su comportamiento no han sido los mejores. El Barça se quiere desprender de él, pero considera que tiene mercado e intenta sacarle patrimonio. El futbolista, como sabe que no lo quieren, intentará salir por una cantidad simbólica o infundado. El Barça prefiere a Araujo.

Moussa Wague (anuencia hasta junio de 2023). Una frivolidad del club, que le subió al primer equipo y anunció que sería suplente de Semedo mientras Sergi Roberto pasaba al centro del campo y Rakitic se marchaba. Pero el croata no se fue y el plan con Wague se frustró. Pero no sólo por eso. No tiene nivel para el Barça y es necesario encontrarle una cesión, como la de la temporada pasada al Niza, o un traspaso.

Samuel Umtiti (anuencia hasta junio de 2023). Además de tener problemas crónicos en la rodilla izquierda, se borró la temporada pasada. Podríamos proponer que ‘pasó’ de pugnar y entrenarse en el extremo mes y medio. El Barça se lo quiere quitar de en medio pero Bartomeu le firmó un anuencia hasta 2023 aun a sabiendas de que los médicos no garantizaban la sanidad de su rodilla. El Barça quiere meterlo en la operación Depay o regalarlo a quien sea con tal de no tener que pagarle una ficha altísima.

Júnior Firpo (anuencia hasta junio de 2024). Una postura que, por lo que parece, no ha funcionado. LLegó después de hacer una temporada brillante en el Betis como carrilero. Su primer partido en Granada le marcó. Luego estuvo adecuadamente, pero nadie parece encargar en él. El Barça lo quiere convertir en moneda de cambio para depreciar, por ejemplo, el fichaje de Lautaro. El componente está dolido por el trato del club. Ni le ha cedido oportunidades deportivas para demostrar que puede ser mejor que Alba ni le da otro voto de confianza. Un caso complicado. Podría seguir.

Miranda (anuencia hasta junio de 2023). Apuesta del club por delante de Cucurella en el verano de 2018, no dio el nivel cuando Valverde le alineó. Lo pasó deplorable en un partido de octavos de final de Copa (ida) delante el Levante y ya no se recuperó. La cesión al Schalke siquiera fue perfecta y el Barça quiere un traspaso. El Betis estaba interesado en él y necesita un pegado para hacerle competencia a Álex Moreno. Pero los verdiblancos todavía tienen dudas de si dará el nivel en Primera.

Aleñá (anuencia hasta junio de 2022). Jugador querido en la casa, Valverde intentó darle galones al principio de la temporada pasada, pero el de Mataró no terminó de beneficiarse la oportunidad. También se diluyó en el Betis, donde empezó jugando pero terminó sin hacerlo. El Barça piensa en una traspaso, pero siquiera se descarta que permanezca en la plantilla si no llega otro volante.

Rafinha (anuencia hasta junio de 2021). El Barça quiere 15 millones de euros por él y el brasileño, harto de que el club nunca haya contado con él y siempre le haya considerado mercancía, pretende irse infundado. Ese es el pulso. El Barça sabe que tiene ofertas de la Premier y de Italia, adicionalmente de ser pretendido por el Celta, y pide patrimonio. El futbolista amenaza con pasarse un año cobrando y salir infundado. Condenados a entenderse.

Oriol Busquets (anuencia hasta junio de 2021). No cuenta para Koeman. En este caso, el club ha cedido familiaridad al componente para que se busque un equipo. Si viene con una propuesta se le facilitará su salida. El mediocentro siempre ha tenido un buen comportamiento en la entidad.

Matheus Fernandez (anuencia hasta junio de 2025). No ha jugado ni un minuto en el Barça y Koeman ya lo quiere fuera porque no lo considera con nivel para vestir la camiseta del club azulgrana. Siete millones de euros y tres en variables pagados al Palmeiras tirados a la basura mientras ningún club pique y el Barça recupere una inversión dudosísima, de esa que hace dudar de todo a la inclinación. Y que no es la primera que se hace con brasileños. Ni la última, porque ahora ha llegado Gustavo Maia al filial.

Martin Braithwaite (anuencia hasta junio de 2024). El danés, que costó 18 millones de euros al Barça para pugnar cuatro ratos, parecía tener un pie y medio en el West Ham. Koeman ha pedido verlo porque el Barça, sin Suárez, se ha quedado sin delanteros y hasta que incorpore al menos a uno puede ser un revulsivo. No obstante, la idea del club es venderlo.

Aparentemente, sólo 18 jugadores tienen su futuro resguardado en el Barça 2020-21 excepto escandalosa traspaso que ayude a aliviar las arcas del club. Son Ter Stegen, Neto, Semedo, Sergi Roberto, Piqué, Lenglet, Alba, Busquets, Pjanic, De Jong, Coutinho, Griezmann, Messi, Trincao, Dembélé, Pedri, Riqui Puig y Ansu. De los tres últimos, el primero tiene ya ficha de la primera plantilla y los dos últimos deberían tenerla en las próximas semanas. A esos 18 futbolistas deberían añadirse un central (Eric García) y un punta (Lautaro o Memphis Depay). También podría lograr un medio (Wijnaldum) o un pegado izquierdo que apretase a Jordi Alba. Pero eso ya está por ver porque la caja del Barça está tiritando.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *