La puerta cerrada juega a favor del Madrid en el tramo final

No hay mal que por proporcionadamente no venga. Eso debe pensar Zidane y la plantilla del Real Madrid que ya se prepara desde esta semana para afrontar el tramo final de la temporada. A dispendio de conocer la momento exacta en la que retomarán el torneo liguero delante el Eibar, partido que se disputará a puerta cerrada en el estado Alfredo Di Stéfano de la Ciudad Deportiva de Valdebebas (mientras se acelera la reforma del estadio Santiago Bernabéu) y que dará el pistoletazo de salida a los 11 últimos partidos ligueros, los madridistas juegan con el calendario, y en una situación que no les es desconocida: tienen seis partidos en ‘casa’, mientras que tienen cinco panorama: San Sebastián, Barcelona (Espanyol), Bilbao, Granada y Leganés sin notorio en las gradas.

Y es en estos desplazamientos donde apetencia el Madrid: los viajes a dos plazas complicadas como son San Sebastián (la Real le apeó de la Copa el pasado mes de febrero tras derrotar en el Bernabéu 3-4) y Bilbao: sólo ha yeguada una vez en sus tres últimas visitas y que sacó un punto en su visita a la Castellana en el zaguero partido que se jugó en el estadio madridista en 2019. La marcha de aficionados en las gradas por la pandemia del Coronavirus afeará el atronante y espectacular concurrencia que se suele ver en estos encuentros de altísima intensidad.

En casa, por su parte, de los seis rivales a los que le queda por enfrentarse, es el Valencia el rival que, a priori, le puede meter en problemas. Las visitas de Eibar, Mallorca, Getafe, Alavés y Villarreal en el estadio de Valdebebas no deberían suponer problema alguno.

También en la Champions se puede ver favorecido por la triste marcha de notorio en el Etihad. Los blancos, que parten con la desventaja de perder en el encuentro de ida por 1-2, volverán a esparcirse un partido europeo sin aficionados en sus gradas, como ya le sucedió delante el Roma y el Legia de Varsovia, entre otros casos. En ningún de los dos casos los blancos perdieron: conquista delante el conjunto romano (0-3) y un igualada (3-3) delante el equipo polaco en el que hubo momentos de desmoronamiento por parte de los madridistas. La pena es que todos estos partidazos se tengan que disputar a puerta cerrada. Sin notorio.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *