La oportunidad de Vinicius

Vinicius va como un tiro. El brasileño arrancó la pretemporada blanca desde el primer día, al no presentarse con su selección durante el parón internacional (los jugadores no europeos estaban exentos) y la opinión caudillo en el Real Madrid coincide en que Vini ha llegado en forma y está mejorando ese estado día a día. Su primer objetivo está claro y lo tiene al radio de la mano: nacer la temporada oficial el próximo domingo, en Anoeta en presencia de la Real Sociedad, como titular.

Sin Hazard, vía librado

Es la oportunidad de Vinicius, difícilmente tendrá una mejor o más clara en los meses siguientes. Zidane nunca se ha mostrado como un gran apasionado del brasileño, aunque siquiera es uno de sus detractores: el curso pasado le dio más de 1.800 minutos, un 39,6% del total de minutos disputados por el Real Madrid. Para el técnico francés, Vinicius ha sido sobre todo un revulsivo desde el banquillo y una alternativa para refrescar el merienda titular en momentos concretos. El problema del brasileño está en la figura de Hazard, como el propio Zizou reconoció: “Lo que hay que pensar, es que a lo mejor el año pasado no estaba Hazard. Ahora está Hazard en su sitio…”. 

Está claro: en cuanto Vinicius y Hazard se encuentren en condiciones, el belga tiene delantera. Las opciones del brasileño pasan por cambiar de costado (una alternativa que no termina de pirrarse a Zidane) o en que sea Hazard el que se desplace (al final del pasado curso jugó algún partido de mediapunta). Pero en este inicio de la Liga 2020-21 Vinicius ya sabe que Hazard no estará en Anoeta para pelearle el puesto; el belga se ha incorporado tarde a la pretemporada tras presentarse a la convocatoria de su selección, sigue con ciertas molestias en el tobillo derecho y desde que apareció se está centrando en trabajar en el recinto para proteger ese tobillo y para recuperar la forma tras un verano en el que ha vuelto a dejarse ir físicamente, como ya hizo el pasado. 

Vinicius y la tarea del gol

El lunes, Hazard volvió a ejercitarse en el recinto y en el Real Madrid han preparado un plan específico para que el belga se ponga a tono, aunque para ello harán desliz tres-cuatro semanas, vía librado para que Vinicius comience a acumular méritos, empezando por Anoeta. La principal encomienda de Vini pasa ahora por convencer a Zidane de que puede y debe disfrutar de más oportunidades; el regate y el desborde ya es perfectamente sabido que lo tiene, necesita mejorar la definición, ser más concreto. El curso pasado cerró la temporada con cinco goles y cuatro asistencias, un bagaje escaso para un punta del Real Madrid que rozó los 2.000 minutos. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *