La COVID merma las cuentas de la clase alta de LaLiga

El meta del coronavirus en el fútbol ha obligado a los clubes a custodiar sus carteras. La época de bonanza y crecimiento financiero se ha trillado frenada y ahora es tiempo de calculadoras y ajustar al mayor los presupuestos. Aunque según una estimación realizada por este informe, a través de los datos facilitados por los clubes a los corresponsales de este diario o las cifras que han admitido en conocido, los presupuestos de los clubes de Primera subirán 281 millones en entero respecto a la temporada pasada.

Un cifra significativo, ya que LaLiga resistiría el revés financiero y todavía porque la mayoría de clubes construyen los nuevos presupuestos con una inspección de optimismo, pensando que en 2021 los aficionados podrán retornar a las gradas, lo que supondrá la entrada de hacienda en las arcas. Tebas, que fue el primero en pedir rigor en primavera, se ha mostrado ilusionado al respecto: “Espero que a partir de enero y febrero empezamos a ver los estadios como antes. La vacuna supondrá el principio del fin de esta situación”.

Al contrario de lo que se pueda pensar, los más afectados no son los clubes pequeños, cuyos presupuestos se basan en un suspensión porcentaje en el hacienda de la televisión, que se pudo liberar terminando la temporada, haciendo que el revés para ellos sea leve o inexistente. Cádiz, Valladolid, Elche, Villarreal, Huesca y Sevilla son lo que aumentarán sus presupuestos. Aunque ilicitanos y gaditanos los multiplicarán por cinco (de 9 a unos 40-50) por el mejora. El Huesca, el tercer ascendido, sólo lo duplicará ya que en Segunda tuvo uno de los presupuestos más altos gracias a las ayudas del descenso de la campaña 18-19.

En cambio, varios equipos de la clase media-alta son los que más golpeados se han trillado por el coronavirus, ya tenían más polarizados sus ingresos. El canilla del ticketing y explotación del estadio (entradas, abonados, tiendas, palcos….) está completamente cerrado y el de los patrocinadores ha disminuido. Uno de los más afectados es el Barcelona, que ya ha anunciado una descenso del 30% en su presupuesto (de 1.047 millones a 733). El Madrid no se quedará a espaldas, pasará de unos 822 a en torno 650. Y el Atlético podría moverse en los 400, cuando el curso pasada contaba con cien más. También estiman que reducirán sus presupuestos Valencia, Getafe, Betis, Alavés, Athletic, Celta, Eibar y Levante. Aunque granotas y armeros prevén una leve caída. Se mantendrán en la misma tendencia que el curso pasado la Real Sociedad, Osasuna (año del centenario) y el Granada.

Con el apoyo de estas estimaciones en los presupuestos ya se entienden los escasos movimientos en el mercado, donde los grandes escasamente se han hecho notar. Ya avisó Javier Tebas a los clubes en los meses de confinamiento que vendrían tiempos difíciles y que tocaba apretarse el cinturón. Que tocaba librarse y mirar más a la cantera que al mercado. Prueba de ello es el desembolso que han llevado a punta los clubes de LaLiga hasta la data: 288 millones de euros. La temporada pasada se batió el récord, alcanzando los 1.300. Eso sí, Tebas vaticina una Liga más reñida delante el desigual impacto de la crisis en los clubes. “A los clubes grandes y medios les ha tocado la crisis en las arcas y no van a tener el despliegue de fichajes que venían realizando asiduamente. Los pequeños no se han trillado tan afectados y sí han podido reforzarse poco mejor”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *