Kondogbia y las otras 'casi no ventas' del Valencia

Kondogbia ya es del Atlético de Madrid, el medio ha pasado satisfecho su deseo de recalar bajo el mandato del Cholo y su ‘pataleta’ de no entrenar durante 17 días ha obtenido exactamente el resultado que esperaba. Kondo ha tensado la cuerda y la ha roto contra todo pronóstico, pues el presidente del club che Anil Murthy le aseguró a Javi Gracia que el internacional centroafricano no se marcharía.

Geoffrey se suma así a una registro de jugadores cuya marcha morapio precedida de declaraciones que afirmaban que sucedería exacto lo contrario. Cierto es que el modus operandi del Valencia de Meriton es una anomalía, pues por mucho que Anil dijera que Kondo no salía, el agente del futbolista probó la ‘via Mendes’ y el contacto directo con Lim, donde sí tuvo éxito. Sin incautación, esta situación no es nueva ni para Meriton ni para el propio Valencia, aunque en todas ellas siempre hubo un denominador global: la voluntad del club de salir.

“No queremos vender a Paco Alcácer”

Tales palabras fueron relatadas por la entonces presidenta del club Lay Hoon Chan el 16 de agosto de 2016. Solo 14 días luego Paco fue traspasado al Fútbol Club Barcelona. Lo cierto es que las palabras de Lay Hoon distaron de ser una mentira intencionada, pues tuvo la valentía de decirlas en la Convención de Peñas, en castellano cuando no dominaba el idioma y en presencia de una sala abarrotada poniéndose la mano en el corazón.

Pero mientras la presidenta daba su palabra a las más de 200 personas que se suelen concentrar en la Convención de Peñas, Lim estaba en Barcelona acordando un traspaso que encima se cerró por mucho menos del valencia de la cláusula, que era de 80 millones, pero el Barça solo pagó 32.

“Otamendi son 50 millones”

Declaraciones igualmente de Lay Hoon Chan el 2 de julio de 2015 que siquiera tuvieron sensación ya que finalmente Otamendi abandonó el club al punto que un mes luego y por menos de esa cantidad. La asiática estrenaba cargo el día que relató tal discurso, que no fue otro que en la despedida de Amadeo Salvo, pero de nuevo la voluntad de la directiva quedó en una intentona en balde.

Cierto es que la voluntad de Otamendi, que se descaró al club y a Nuno para decirles que se quería marchar, fue secreto, sin ir más allá, hasta que el central se negó a salir a un entrenamiento en Mestalla, Nuno siempre aseguró que se quedaría en el club, pero finalmente la cuerda igualmente se rompió. Además, las cantidades que se pagaron por el argentino igualmente fueron coherentes para el club che. Sin incautación, fueron 40 y no 50 los millones que se movieron en tal operación que volvió a realizarse desde Singapur ignorando el discurso que se dictaba en Valencia.

“No venderemos a Villa o a Silva, Mata y Joaquín”

En el verano de 2008, tras la destitución de Ronald Koeman, Marcelino García Toral estaba muy cerca de firmar por el Valencia. El asturiano quería estar a finales de la período del 2000, lo que finalmente disfrutó a finales de la período de 2010 y para ello realizó un pacto de caballeros con Juan Soler: O correctamente se quedaría a David Villa, entendiendo la traspaso de Silva y Mata o Joaquín, o correctamente se quedaría con los tres futbolistas mencionados pero perdería a ‘El Guaje’.

Juan Soler aceptó tal pacto…Hasta que de un día para otro sin previo aviso le comunicó al preparador que, con todo prácticamente cerrado, ese acuerdo se rompía y trataría de traicionar a todos los futbolistas posible. Marcelino entonces rechazó la proposición del club cuando ya se veía blanquinegro, llegó Unai Emery y curiosamente, Villa, Silva, Mata y Joaquín se quedaron juntos hasta dos primaveras más. Soler se marchó antiguamente de poder realizar las ventas y Soriano y Llorente los mantuvieron hasta retornar a Champions. Quien sabe que habría sido de ese Valencia saciado de cracks con el asturiano.

“Mendieta se quedará aunque sea lo último que haga como presidente”

En el caso de estas palabras relatadas por Pedro Cortés en 2001, no se puede afirmar que fueran carentes de verdad, pues el exdirectivo che mantuvo a Gaizka “el mucriélago del escudo” siempre en el club durante su mandato. Curiosamente, Cortés dimitió el 12 de julio de 2001 y el Valencia cerró la traspaso de su futbolista suerte a la Lazio el 18 de julio, solo seis días luego.

La entidad de Mestalla había rematado retener al medio en varios mercados estivales rechazando incluso una suculenta proposición del Real Madrid, superior a la que finalmente pagó la Lazio. Pero ni las palabras de Cortés, ni el hecho de que el Valencia se encontrara en su etapa más gloriesa fueron ademán para impedir que Mendieta se marchara incluso por menos precio (8 mil millones de pesetas) que el que dictaba su cláusula (10 mil millones de pesetas).

“No me voy a ir del Valencia, me voy a quedar”

Tal cita ha acompañado a Pedja Mijatović desde aquel verano de 1996 por la hacienda del Turia, que tras los actos del centenario parece favor cedido una tregua a la inscripción madridista. Lo cierto es que en el caso Mijatović él solo se metió en un lio al determinar públicamente que no se pensaba marchar, cuando al punto que unas semanas luego puso rumbo al club blanco previo plazo de cláusula.

Más allá de la rivalidad Madrid-Valencia, el serbio admitió en la víspera del centenario che que ahora “sí que entiende” porque no estuvo correctamente su salida: “yo en el Valencia lo tenía todo, pero quería títulos y en el Madrid podía lograrlos, pero no debí afirmar que me iba a decidir, eso fue lo que no estuvo correctamente” señaló.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *