Jovic empieza a ver la luz

Luka Jovic (22 primaveras) vuelve a sonreír, al menos por en el interior porque por fuera es complicado que abandone su habitual mueca, entre la seriedad y la concentración. La llamada de Serbia, con la que no era convocado desde septiembre de 2019, abre las ventanas para que un nuevo medio ventile a un futbolista que no ha tenido muchas buenas noticiario por último.

Porque el serbio, desde su aparición al Real Madrid, que le fichó por 60 millones tras destaparse como uno de los delanteros más prometedores del continente (27 goles y 7 asistencias en 48 encuentros con el Eintracht), ha vivido más en una pesadilla que en un sueño. Aquel inmaduro que dormía con la camiseta blanca, como desveló Florentino en su presentación, se ha enfrentado con más problemas a sortear que oportunidades para demostrar.

Tumbakovic vuelve a aguardar en Jovic

Para asomar, Zidane, pese a acaecer cedido el conocido bueno a su operación, le negó continuidad durante toda la temporada. Le puso 806 minutos en 27 partidos, un tiempo que le permitía pocos fuegos artificiales y que el tahúr siquiera consiguió exprimir, con sólo 2 goles y 2 asistencias. En esas, con polémicas en torno al coronavirus y a una equimosis que le impidió estar acondicionado en junio, todavía perdió el honra de su seleccionador, un Ljubisa Tumbakovic que el pasado enero le señaló en público: “El problema de Luka Jovic es Luka Jovic. De repente abandonó los entrenamientos, no contestaba”.

Ahora parece haberlo recuperado. En Belgrado desde el lunes, aunque eso implique su partida en el inicio de la pretemporada con el Madrid, tras no juguetear en la derrota con Rusia (3-1) en la primera marcha de la Liga B de la Liga de Naciones confía en hacerlo frente a Turquía (6-S). Mientras, observa cómo el club sólo concibe dar salida a un Mariano que le llegó a engullir poco de circunscripción en la 2019-20. Se pretender que el gol en la 2020-21 sea, pues, cosa suya y de Benzema.

Y es natural pensar que le va a ayudar a sentirse mejor su vida personal. Se ha comprometido con su contemporáneo pareja, con la que demora el principio del que será su segundo hijo. Le queda mucho camino por recorrer, sometido a una enorme presión, pero a Jovic le aparecen motivos para ilusionarse con una existencia más llevadera.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *