Jaque a Óscar García

Óscar García se jugaba el puesto en Elche y el técnico se quedó a medias en su reacción. El Celta mejoró su interpretación y tuvo las ocasiones más claras para hurtar el partido, pero le faltó pegada y poco de fortuna. Algo característico de un equipo que está en la zona desvaloración y suma tres puntos de los últimos 21. El Elche va a prolongar unos días más la incertidumbre con Óscar porque el igualada dejó en el vestuario celeste un sabor amargo, por la ocasión perdida. Al conjunto de Almirón le bastó con firmar un buen primer tiempo, explotar su velocidad y azuzar al Celta en defensa para sumar un punto y cicatrizar parte de las heridas que le quedaron abiertas en presencia de el Betis.

Óscar no tuvo ni tiempo para ver si la revolución en el merienda (hizo cinco cambios) le funcionaba. A los tres minutos, el VAR señaló unas manos de Mallo polémicas. Fidel no perdonó desde los merienda metros. El Celta era un flan en defensa, sobre todo Murillo, que coqueteó con el penalti en dos ocasiones y se libró por los pelos. El equipo de Óscar, con algún que otro susto que dio Boyé, tiró de ingenio y talento para convertir a Edgar Badia en el héroe de siempre. Brais Méndez tuvo pesadillas con el guardameta franjiverde porque falló dos mano a mano casi consecutivos, tras dos pases de postín de Aspas y Denis.

El que no perdonó fue Mina, que peleó un balón en la exterior para ajustar su disparo al palo y batallar a Edgar. El Celta sufría a espaldas, pero lo compensaba con calidad. Así sobrevivió al alivio.

Aspas se peleó contra el mundo en la segunda parte y lo intentó de mil formas. Tuvo dos ocasiones claras para derribar el registrador, de las que él no suele estropearse. Sus disparos pasaron rozando el palo por centímetros. Tete Morente, en una de las pocas aproximaciones del Elche en la segunda parte, tuvo la vencimiento en sus botas. La derrota habría sido un castigo cruel para el maltrecho Óscar.


Óscar García: “El punto sabe a poco”

El preparador del Celta de Vigo, Óscar García, aseguró tras el partido en presencia de el Elche (1-1) que el igualada le sabe a muy poco, ya que indicó que su equipo fue el que más ocasiones y más claras de gol generó.

“Con el ruido que ha habido durante la semana estoy contento, porque el equipo ha dado la cara y se parece bastante al que yo quiero”, dijo el técnico catalán, quien insistió en que el Celta “mereció más por el trabajo y las ocasiones” que han tenido. “Cuando el mejor del rival es el portero ya te dice cómo ha sido el partido”, señaló el preparador, quien lamentó que el penalti en los primeros minutos a auxilio del Elche penalizó a su equipo.

Óscar García, que este viernes cumplía un año al frente del equipo vigués, además lamentó la desidia de descubrimiento de su equipo y confió en que cuando el Celta mejore su puntería “se verá el verdadero potencial” que tiene su equipo.

El catalán, por zaguero, prefirió no opinar sobre el colegiado, De Burgos Bengoetxea, “porque si no me sancionan”, pero sí recordó que el Celta no ha tenido “mucha suerte” con él.


Almirón: “Fue un partido de ida y vuelta y de alto voltaje”

El técnico argentino del Elche, Jorge Almirón, afirmó que el partido en presencia de el Celta fue despejado y de detención voltaje y que pudo obtener cualquiera de los dos equipos.

Queríamos recuperarnos de la mala imagen de la pasada marcha, pero hemos jugado con demasiado ímpetu“, señaló el argentino, quien cree que el Elche pudo obtener si hubiera escogido mejor las opciones de ataque en los últimos minutos.

En el inicio del partido lo veía claro porque teníamos espacios, pero nos hemos precipitado y acelerado, perdiendo muchos balones. Hemos querido resistir rápido y el Celta ha jugado acertadamente entre líneas”, explicó Almirón, quien admitió que el guardameta Edgar Badía tuvo una destacada concierto y salvó a su equipo con varias paradas.

Tengo la sensación de que se pudo disfrutar mejor los espacios que había al final“, explicó el técnico, quien admitió que los últimos minutos fueron broncos y polémicos “con todo el mundo gritando” en el césped.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *