El tridente Aspas-Nolito-Mor resuelve el derbi gallego

Iago Aspas y Nolito consiguieron en su día que Orellana lograra sacar el talento que llevaba internamente y este verano se han planteado el mismo contienda con un deportista aún más díscolo que el chileno. Por el momento, han conseguido que Emre Mor se sienta de nuevo futbolista. El turco volvió a ver puerta en el segundo test del Celta, aprovechando una deshonor fabricada por sus dos socios, y derribó la muralla planteada por el Lugo en el derbi entre los dos equipos gallegos del fútbol profesional. La primera conquista olívica de la pretemporada la selló el moañés desde el punto de penalti.

Óscar García alineó de inicio un equipo plagado de teóricos suplentes y la primera parte respondió al tópico de los bolos veraniegos. Sin ritmo, pero con errores groseros. Araújo e Iván Villar se complicaron la vida en un lanzamiento de puerta a los dos minutos de surtido. El balón le quedó a Barreiro en el campo de acción pequeña y el zaguero céltico reaccionó a tiempo para enmendar su despiste.

Dos minutos luego, Juncà puso un centro con mucha rosca y Baeza perdonó de vanguardia con todo a crédito. No hubo falta más en un soporífero primer tiempo. El Celta dominó sin ideas, mientras el Lugo se limitó a defenderse con una secante de cinco zagueros y sin casi nada acontecer del centro del campo.

Cambios decisivos

El asedio particular sobre el conjunto que dirige el excéltico Juanfran se intensificó tras las seis sustituciones realizadas por Óscar en el refrigerio. Nolito y Aspas cambiaron el ritmo en ataque. La apatía se convirtió en dinamismo y la entrada de jugadores del filial de Lugo igualmente facilitó la tarea a los celestes.

Un pase bombeado del extremo de Sanlúcar lo tocó con la vanguardia el punta de Moaña para que Mor solo tuviera que encargarse de rematar sin competición. El internacional turco fusiló a Varo. Ante el Oviedo siquiera desperdició un servicio de Aspas y con su segundo tanto del verano encarriló el triunfo vigués en el ecuador de la segunda parte.

El turco no tardó en pedir el cambio, un incordio menos para el Lugo que asaz tenía con los otros dos delanteros olívicos. La sentencia llegó en los últimos diez minutos. Nolito conectó en profundidad con Aspas y el morracense provocó un penalti por supuesto empujón de Pita. El ‘10’ se encargó de lanzarlo y de igualar con Mor al frente de la tabla de artilleros del Celta en esta pretemporada.

El Lugo sufrió su segunda derrota en los tres encuentros que lleva de preparación. Juanfran está con lo amoldonado a la retraso de que se acelere el mercado. Los refuerzos igualmente se hacen de rogar en el Celta, aunque la prioridad en estos momentos es aligerar la plantilla. La salida más deseada por la directiva es la de Pione Sisto, que ni siquiera estuvo en el banquillo. Por su parte, el Toro disputó los últimos minutos a la retraso de que se defina su destino.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *