El tren de la permanencia pasa por el estadio José Zorrilla

EI término partido de seis puntos debería reservarse para el duelo de esta tarde en Zorrilla. En la nueva normalidad, el Real Valladolid, un poco más desahogado tras la victoria en Butarque, recibe a un Celta con muchas urgencias y evacuación tras la derrota frente a el Villarreal (sigue el partido en directo en AS.com). Año tras año los olívicos se ven inmersos en una pelea en la que por presupuesto, el doble que su rival hoy, no deberían estar. Luego llega el balón, el césped y los partidos que no entienden de euros. Los pucelanos, a saco de hacer lo que saben (defender acertadamente y utilizar sus ocasiones), van sacando la inicio. Los puntos de hoy pueden marcar diferencias en la clasificación que se antojan insalvables si la conquista se queda en Zorrilla o, por el contrario, estrechar la zona de peligro de descenso en caso de derrota. Un igualada dejaría, por lo que precede, más satisfechos a los pucelanos que a los gallegos. El tren pasa evitar el descenso pasa por Zorrilla.

Para este partido, Sergio González medita repetir con Joaquín como central derecho, mientras que en el centro del campo podría entrar Míchel por San Emeterio para aguantar la iniciativa y mejorar el trato del balón. Precisamente, para apañarse con más efectivos la meta de Rubén Blanco, Toni Villa o Waldo Rubio podrían acomodarse el extremo izquierdo en ocupación de Raúl Carnero. Se intuye una oportunidad para ver a Ben Arfa toda vez que no entró en la lista Sandro por lesión de última hora.

El Celta, por su parte, viajó a Pucela con la quebranto de última hora de Hugo Mallo por deterioro. Otro canterano, Kevin Vázquez, suplirá la ausencia del capitán en el vecino derecho. Después de cambiar dos veces de dibujo táctico durante el duelo contra el Villarreal, todo apunta a que Óscar García apostará por una dirección de cuatro zagueros. El catalán podría introducir hasta cuatro novedades respecto al merienda del pasado sábado. El único que tiene el puesto protegido en el ataque es Iago Aspas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *