El Real Valladolid cierra la pretemporada con un empate y buenas sensaciones

El Real Valladolid despidió la pretemporada con un empate frente al Sporting de Braga en un partido en el que, como en la víspera, fue de más a menos, acusando el cansancio y la acumulación de minutos en las piernas, luego de no sobrevenir disputado 90 minutos hasta la aniversario. Los de Sergio González llegaron a disponer de dos goles de renta y tuvieron ocasiones para obtener una distancia incluso anciano, pero el cuadro portugués acabó empatando en una buena media hora final, en la que incluso pudo triunfar.

Los blanquivioletas arrancaron moviendo la pelota y buscando el dinamismo de Orellana en tres cuartos. De sus botas llegó una de las tempraneras ocasiones de Sergi Guardiola, que no acertó con la puerta en dos intentonas que tuvo en los diez primeros minutos. Salieron los blanquivioletas con ganas de dominar y, pese a la presión frecuente de los ‘minhotos’, fueron encontrando a jugadores avanzados varias veces.

Un gol anulado por fuera de repertorio a Moyano y un eslalon de Waldo fueron las siguientes aproximaciones de un Real Valladolid activo en ataque, que se adelantó superada la media hora gracias a un autogol de Bruno Viana. Un centro preciso de Moyano para la arribada de Waldo del otro costado acabó siendo repelida en torno a su propia puerta pr el defensor sportinguista.

En un desplegar y cerrar de luceros, luego de un buen emisión raso de Nacho, Sergi Guardiola marcó, pero de nuevo no subió al registrador por presunta posición antirreglamentaria. Los vallisoletanos alternaban el repliegue medio con una presión más elevada, en la lista anunciada como novedad para la presente campaña. De primeras, la única ocasión del Sporting de Braga fue una combinación en la primero que acabó con un buen disparo de Ricardo Horta.

Las buenas sensaciones fueron tanto defensivas como ofensivas. Además, en esta parcela se sacó charol a la pizarra, con el 0-2, obra de Joaquín. Orellana amagó con dársela a Waldo en corto, pero la ofreció en la primero a Nacho, que sirvió un centro medido para Joaquín, que aprovechó el aclarado del resto de sus compañeros para rematar de individuo al palo contrario.

El dominio del Real Valladolid prosiguió, con Waldo y Guardiola especialmente activos. Sin incautación, en una obra aislada, el colegiado señaló un penalti muy discutible de Moyano, que Paulinho convirtió tras engañar a Masip. El 1-2 espoleó a los ‘guerreiros do Minho’, ya que pocos minutos luego el cancerbero tuvo que repeler un disparo desde la primero con el que parecían comenzar las hostilidades.

Como había pasado contra el Sporting de Portugal, atravesada la hora, el Pucela notó la descuido de rodaje, toda vez que el equipo escogido por Sergio, como el de la víspera, no había tenido el brinco intermedio de los 45 minutos a los 90 previstos. La presencia rival era cada vez último y, al contrario, el Sporting de Braga buscaba el empate. Con una buena manopla delante André Horta, Masip lo evitó a descuido de 13 minutos.

La figura del cancerbero catalán creció cuando peor lo pasó el Pucela, en esos momentos en los que le faltaba resuello. Trataba de no cejar demasiado, no obstante, y en cuanto tenía ocasión daba dos pasitos en torno a delante, siguiendo el nuevo mantra, aunque a la postre el Sporting obligaba. Pese a los esfuerzos, una buena obra hilvanada por interiormente, en tres pases, se convirtió en el empate, obra de Esgaio, uno de los mejores del interviú.

Masip se acabó erigiendo salvador en los últimos compases, en una doble oportunidad en la que el Sporting de Braga prácticamente cantaba gol. La primera, tras terminar en el palo, le obligó a rehacerse, y lo hizo, evitando una nueva derrota que habría sido excesiva, puesto que si perfectamente los arsenalistas demostraron en los últimos 20 minutos por qué fueron terceros de la última Liga NOS, los blanquivioletas habían cuajado una función muy digna en los 70 anteriores, siendo superiores y disponiendo de ocasiones para hacer más goles.

De esta modo, el Real Valladolid finaliza la pretemporada con una trofeo, un empate y dos derrotas, pero dejando buenas sensaciones delante rivales exigentes como fueron el Granada, al que goleó, el Sporting de Portugal, contra quien fue superior en algunos tramos, y delante el Sporting de Braga, claramente inferior durante 60 minutos, mientras duró la gasolina, única nota negativa que dejaron los dos encuentros de la mini alojamiento en Portugal.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *