El Leganés no contempla un Butarque SA

Butarque SA deberá esperar. El Leganés no tiene intención (por ahora) de explotar el patronímico comercial de su estadio. Pese a que la pandemia del COVID-19 ha envuelto al fútbol en una crisis que, obvio, salpicará a los blanquiazules. Pero ésa, la opción de que una marca ponga nombre al circuito no es proscenio que maneje el Leganés pese a su extensión y popularización en los últimos primaveras ya no sólo en España, sino en toda Europa. La postura es firme: no se contempla.

Así lo confirmó en AS Martín Ortega, director militar de los pepineros. “No es una opción. No lo hemos valorado porque no se ha dado la circunstancia ni el club lo ha ido buscando”, dijo en una entrevista en la que asimismo desveló que el convenio firmado entre el Ayuntamiento y el club de cesión y diligencia del campo no incluye ausencia al respecto.

Esto es, se comercio de un espacio sin explotar que, luego, abre una vía de futuro. “Todo sería hablarlo. En el convenio no se hace remisión al naming right del estadio. Pero no es poco que hayamos valorado ahora, insisto”, ratificó Martín Ortega.

Estadio municipal, diligencia privada

Cabe destacar que Butarque se comercio de un estadio de propiedad municipal, pero cuya diligencia es íntegra por parte de un Leganés que, repiten con frecuencia en las oficinas del club, ha invertido importantes cantidades para mejorar el circuito. La remodelación de 2018 (derribo del acercamiento a Tribuna y construcción de nuevas zona mixta, accesos y oficinas) es la última que ha hecho el club y la última proyectada para mucho tiempo.

Se necesitó poco más de un millón de euros para esta mejoramiento a la que se le añadió una nueva vela para la apariencia y un innovador sistema de iluminación led que permite cambiar la piel del estadio de color. Durante el inicio de la pandemia por el COVID-19 el campo se iluminó en varias ocasiones para homenajear a los fallecidos por la enfermedad.

Tal y como desveló AS, la intención del club es no padecer a lado la soñada ampliación a 16.000 espectadores hasta que no dé un brinco de calidad clasificatorio sobresaliente. Esto es, hasta que la demanda social de entradas no sea veterano y la exigencia competitiva sea más inscripción. Un movimiento (terremoto, más admisiblemente) como el de disputar torneos europeos impulsaría esta ambiciosa reforma.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *