El dilema con Kevin Gameiro

La ya famosa ‘nómina negra’ elaborada en el Valencia Club de Fútbol de cara a la revolución en el vestuario sigue acaparando titulares. Si nombres como los de Coquelin o Dani Parejo han estado sobre la palestra en las últimas semanas, el de Kevin Gameiro no es una excepción.

El club le comunicó en su día que se buscara una salida que pudiera satisfacer a ambas partes única y exclusivamente por la situación económica del club. Porque si aceptablemente es cierto que el punta tiene una retribución elevada, él tiene buena relación con la directiva e incluso con el propio Peter Lim que le tiene en entrada estima como futbolista por su calidad y carácter contendiente y así se lo ha hecho venir en alguna que otra ocasión.

A sus 33 abriles difícilmente el Valencia pueda recuperar parte de los 16 millones que invirtió en su compra hace dos veranos, sin ir más allí las ofertas que están llegando por él a día de hoy son para incorporarle en propiedad pero desocupado, es asegurar sin respaldar al club che ni un solo euro. Porque tras una temporada en la que Albert Celades le ha poliedro muy pocas oportunidades –solo ha jugado cuatro partidos completos con él-, sumado a la pandemia por COVID-19, se antoja complicado ingresar los 5,3 millones aproximados que el club todavía tiene que satisfacer por él.

Lo cierto es que de esa ‘nómina negra’ otros futbolistas como Kondogbia tienen más mercado que el punta francés, adicionalmente la idea del club es traspasar hasta a doce futbolistas, una número que será complicada de alcanzar teniendo en cuenta las dificultades del mercado. A la ‘Meriton youth policy‘ tan propagada por la directiva se le ha sumado en las últimas semanas un nuevo discurso en el que se matiza que en el esquema se quieren suministrar “jugadores veteranos que empujen a la juventud” como dijo Anil Murthy en la presentación de Javi Gracia.

Y Gameiro encaja en ese perfil de futbolista trabajador que llegado un momento difícil sabe manejar la presión, pues en los partidos importantes siempre ha respondido (anotó frente al Arsenal en 2019 un doblete, otro este curso frente al Atalanta, en la final de Copa etc.). La ingenuidad es que Gameiro es oportuno en Valencia, pero si llegara una propuesta económica interesante para ambas partes difícilmente no se llevaría agarradera, sin incautación, la complejidad de lo dicho hace que los blanquinegros tengan frente a sí un dilema: Vender a un futbolista de la calidad de Gameiro que es difícil de reemplazar en ‘crematística de supresión’ por un precio bajo o suministrar a un punta que siempre ha metido goles pero que el año que viene podría salir gratuitamente.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *