El desafío de Zidane

Zidane se ganó el título de Míster Champions al conducir al Madrid a un logro que parecía inalcanzable. Ningún equipo había rebaño dos Copas de Europa seguidas en la era Champions. Bajo la vara del francés, el Madrid no logró dos consecutivas, sino tres, una triada de títulos inédita desde la decenio de los 70. La última escuadra que había conseguido revalidar el título europeo fue el Milán de Sacchi en 1990. Un equipo rossonero que en sus dos títulos fue la bestia negra que apartó a La Quinta del Buitre de la Orejona. Un Madrid mítico que ahora sirve de referente a los pupilos de Zizou para encarar un nuevo desafío: defender el título de Liga.

Ningún monitor repite título con el Madrid desde hace más de tres décadas. El postrer en lograrlo fue Leo Beenhakker, que encadenó los campeonatos de 1987, 1988 y 1989. Fueron la segunda, tercera y cuarta Liga de las cinco con las que dominó el campeonato aquella vivientes liderada por Butragueño (la primera se ganó con Molowny y la última de la serie con Toshack). Desde entonces, en 30 primaveras el Madrid sólo ha sido capaz de renovar su condición de campeón en una ocasión, con los sucesivos alirones de 2007 y 2008. Pero entre esas dos ligas medió un exención al frente del vestuario madridista. Capello conquistó La Liga del Clavo Ardiendo y el Tamudazo y Schuster repitió éxito en una Liga coronada con el pasillo del Barcelona en el Bernabéu.

De las 33 temporadas anteriores en las que partía como campeón, el Madríd logró retener el título en 17 ocasiones. La parte. En la decenio de los 60, los blancos convirtieron en costumbre inscribir su nombre en el palmarés de la Liga año tras otro de la mano de Miguel Muñoz, con quien renovó la condición de campeón seis veces. Fueron cinco entorchados consecutivos entre la 1960-61 y la 1964-65 y otras tres de la 1966-67 a la 1968-69 (a los que hay que sumar el conquistado en la 1971-72 para el total de nueve que tiene Muñoz, récord del campeonato). Sólo el Atlético, campeón en la 1965-66 fue capaz de interrumpir una ráfaga que habría sido histórica con nueve títulos. Ningún equipo de la federación española ha rematado igualar los repókeres del ese Madrid de los 60 y la citada Quinta del Buitre.

Aparte de los citados Muñoz y Beenhakker, sólo dos técnicos más han rematado repetir título de forma ininterrumpida con el Madrid: Miljan Miljanic (1974-75 y 1975-76) y Luis Molowny (1977-78 y 1978-79). El canario guio más tarde a los blancos a la primera Liga de la Quinta del Buitre (1985-86). Luis Villalonga (1954-55 y 1956-57), Capello (1996-97 y 2006-07), Del Bosque (2000-01 y 2002-03) y el propio Zidane (2016-17 y 2019-20) además lograron repetir título de forma no consecutiva.

Además del título, el francés vislumbra esta campaña el horizonte de pasar a quien fuera su técnico, Vicente del Bosque, como segundo monitor con más partidos en la historia del Real Madrid. La temporada pasada Zidane superó casi de un sacudida a Mourinho (178 partidos), Molowny (180) y Beenhakker (197), alcanzó los 200 contra el Eibar en el primer partido tras el confinamiento y suma ya 211, a 35 encuentros de los 246 que el charro dirigió al conjunto blanco. Lejísimos queda todavía Miguel Muñoz, que desempeñó el cargo en 605 partidos a lo dilatado de 15 primaveras de servicio al club.

Lo que nadie puede igualar es el ritmo al que Zidane suma títulos. Como monitor ha rebaño 3 Champions, 2 Ligas, 2 Mundiales de Clubes, 2 Supercopas de Europa y 2 Supercopas de España. Un trofeo cosechado para las vitrinas del Bernabéu cada 19 partidos.

La Copa, asignatura irresoluto

En el dilatado historial de éxitos que colecciona el palmarés de Zidane desatiendo un título: la Copa del Rey. En las dos temporadas en las que el francés tomó las riendas a parte de curso se encontró al equipo ya eliminado del torneo del KO. En las otras tres ediciones cayó siempre en cuartos de final, eliminado por el Celta, el Leganés y la Real Sociedad. Las copas se le resisten a Zidane en toda su carrera, además como ludópata. No la ganó en sus cinco temporadas en el Madrid (perdió la final del Centenariazo contra el Deportivo en 2002 y la de 2004 frente al Zaragoza) y siquiera conquistó las copas italiana y francesa en sus etapas en el Cannes, el Girondins de Burdeos y la Juventus. Un palmarés como ludópata en el que, conexo a títulos de tanto renombre como el Mundial o la Eurocopa, figuran, como curiosidad, dos Copas Intertoto.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *