El 'Comandante' de hierro

José Luis Morales está hecho de otra pasta. A sus 33 primaveras, el ‘Comandante’ tan sólo se ha perdido tres encuentros por perjuicio a lo espléndido de su carrera. Fue en marzo de 2014, en su etapa como cedido en el Eibar. Desde entonces, el madrileño no ha solicitado la desestimación por motivos médicos, superando pequeñas dolencias en tiempo récord. Nada moribundo. Sin duda, uno de los secretos para ayudar el nivel a su vida con una genética privilegiada.

La lesión de tobillo de Morales podría suponer la primera partida médica del atacante en sus siete temporadas en Orriols. Sus únicas bajas se han legado por refrigerio, audacia técnica o puro como granota. El curso pasado, sin ir más allá, fue conexo a Jesús Navas e Iñaki Williams el único atleta de campo que participó en todos los partidos de LaTrabazón.

Sin secuestro, los tobillos han sido la única articulación que le han puesto en peligro a lo espléndido de su trayectoria. Fue el motivo de su partida durante tres partidos en Eibar por un esguince Grado 2-3 sufrido frente al Alcorcón. Su único paso por la botiquín durante varias jornadas en sus ocho cursos como profesional.

También en la 2018-19, en la víspera del transcendental encontronazo frente al Rayo Vallecano de la penúltima marcha de campeonato, con la permanencia en muestrario, Morales sufrió un doble esguince en una sesión de trabajo en Buñol.

Su billete era un quimera, pero tras una semana de cuidados, e infiltración mediante, el ’11’ granota disputó 87 minutos en el Ciutat. Lo mismo podría ocurrir frente al Granada. La próximo marcha, en Girona, sería secreto con su único gol de vanguardia en su carrera para certificar el objetivo.

Habrá que esperar a la desarrollo del esguince y la contusión en su tobillo derecho tras impactar con dureza con Murillo, sin un tiempo de desestimación predeterminado. Todo queda al incremento de la dolencia y la voluntad del atleta, que ya ha demostrado en más de una ocasión su compromiso y su predisposición a sostener el dolor. No obstante, sin urgencias, podría retornar frente al Alavés en el regreso al renovado Ciutat de València. Un atún refriega.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *