El Athletic amarra la primera victoria de la pretemporada

El Athletic ya tiene su primer triunfo de la pretemporada, que siempre viene admisiblemente para cambiar la cara y ponerla alegre, y por otra parte lo ha conseguido en un derbi y delante un equipo de su misma categoría, un Alavés que no acaba de proceder. Tercera derrota de los albiazules, abonados al 1-2, y en permanente proceso de interiorizar ese sistema venerable para Machín de tres centrales, un cambio de piel que lleva su tiempo. Los leones, con más seguridad defensiva que delante el Logroñés aunque concedieron demasiadas ocasiones antaño del refrigerio, saltaron como lobos en la presión sobre la salida del balón del trío Laguardia-Ley-Navarro y sacaron buenos réditos. Pero tener 12 ausencias a estas gloria del curso debe tenerse en consideración para valorar cualquier prueba veraniego.

De nuevo Garitano optó por cambiar a casi todos en el segundo tiempo, con el guardameta, esta vez Ezkieta, como único futbolista que jugó los 90 minutos. Eso si, con matices, Uarin arrastra unas molestias físicas y no saltgaron 10 tras el refrigerio. Repitió Kodro y en el 70 regresó Villalibre, cambiado al refrigerio, por éste, lo mismo que Vencedor y Zarraga, por Prados y Serrano, que solo gozaron de 25 minutos. Pina, Pons y Ely aguantaron un buen tute con esos 70 minutos en el banco vitoriano, en donde salió de titular Battaglia tras ser presentado. Pina y Battaglia ejercen de pivotes y Pons enchanga con los dos de en lo alto.

El merienda que puso en palenque Garitano nadie tendrá que ver con el que el viernes, si no se suprime ese día, abrirá la temporada en Granada, solo pueden considerarse titulares de ese clase Yeray y Muniain, mientras que Machín se lo tomó casi como un investigación genérico con su coalición de ropaje, en donde tal vez sí puede colarse Deyverson. Entre ausencias tras los positivos, jugadores que salen de equimosis y la internacionalidad de Unai Simón, el Athletic anda de pruebas con un amplio clase de chavales y anda cogiendo los automatismos. El Glorioso, por su parte, se mostró arreglado, dominó durante un amplio tramo del primer tiempo y tuvo un puñado de ocasiones, pero está horrible de cara al gol.

Al Alaves le costaba gestar mecanismo con balón, pero pisaba el ámbito con rutina. Y a los 20 minutos tomó las riendas, pero un penalti de de Pina a Luengo le rompió el ritmo. Lo marcó Muniain. El Alavés necesitaba poco más, dar con en ámbito contraria. Los leones tenían menos el balón que en Las Gaunas pero había más ritmo. En el postrero tramo del primer tiempo empezó a tocar, manejaron el medio campo Vencedor y Zarraga. Les ayudaba mucho Kodro en su bordado de apearse y pelearlo todo. El hispano-bosnio formó en punta en un 4-4-2 con un Villalibre que otra vez tuvo frugalidad de balón. En varias de estas jugadas de tocar y tocar sin rifarla, con Zarraga muy sazonado, llegaron ocasiones frente a Sivera. Cuando el Alavés subió la presión, Ezkieta tuvo que apañarse balones en extenso, porque Joselu y Lucas eran un peligro conocido en el dos contra dos contra los centrales rojiblancos. Eso sí, Navarro cometió un error en la salida del balón y Morcillo, otra vez destacado, anduvo astuto para estrenarse como goleador en el primer equipo.

En la segunda parte Duarte formó a espaldas con Laguardia y Ely. Borja Sainz regresó a Lezama esta vez como visitante. A las primeras de cambio, Deyverson, aún fuera de ritmo y lentote, ganó por en lo alto la partida a Paredes. El brasileño cedido por el Palmeiras ya tiene su golito en la revés a Vitoria. Ya se las tuvo con Raúl García, y eso que dice que ha vuelto más sazonado y relajado. Dos volcanes frente a frente, aunque acabaron el amistoso abrazados. Los leones tenían más balón, pero el partido se desordenó por los cambios constantes. El Alavés perdió la sintonía, nunca se vio cercano a igualar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *