El 4-2-3-1, un recurso de nueva utilidad para Sergio

Desde que llegó al Real Valladolid, Sergio González ha cedido específico preponderancia a su dibujo predilecto: el 4-4-2. No ha sido el único, pero sí, con mucho, el más habitual. Sin secuestro, los condicionantes de sus delanteros pueden provocar que en el presentación frente a la Real Sociedad el esquema a utilizado el 4-2-3-1, recurso de nueva utilidad para el técnico.

Durante los cuatro partidos de pretemporada, el monitor catalán utilizó esta formación en, al menos, 45 minutos, con algunos buenos detalles, como los del estreno frente a el Málaga, en los que Orellana y Toni consiguieron conectar en unas cuantas ocasiones. Fue precisamente Toni Villa quien se desmelenó frente a el Granada, con dos goles y varias ocasiones jugando en el carril del 10. Ante el Sporting de Portugal, con Aguado en esa posición, el éxito fue último.

Contra el Sporting de Braga, en el partido que cerró la preparación, el Pucela dio el paso delante prometido en la presión, incomodando mucho a los ‘minhotos’ en la salida de balón. Entonces, era Óscar Plano el que jugaba por detrás de Guardiola, en un merienda que probablemtente se parezca mucho al que alinee Sergio González contra la Real Sociedad el próximo domingo. Solo en labores defensivas, cuando el equipo daba un paso antes, se les podía ver en paralelo.

Adelantando el agrupación unos metros, en un repliegue medio, pero nunca excesivamente bajo, ni con el Sporting de Braga buscando el igualada, el Pucela elevó la zona de recuperaciones mientras le duró la gasolina, vivió allá de la meta de Masip (salvador varias veces al final, como Roberto en la víspera) y fue dominador. Tuvo una producción ataque elevada, fruto de acciones hilvanadas y, sobre todo, de dos factores: el buen partido de Waldo y las conexiones cercanas entre Óscar Plano y Orellana, que se situaron en carriles centrales a menudo, dejando el costado para las subidas de Moyano.

Si contra la Real Sociedad (o contra quien sea) se repite la afiliación del postrero amistoso, del rol que reciba el camarada del punta dependerá que se esté replicando o no ese maniquí de pernio, puesto que Óscar Plano tiene incluso experiencia con una función más cercana a la de punta, aunque el cuadrilátero que formaron Alcaraz, Míchel, Orellana y el propio Plano, como sucedió frente a el Málaga o el Granada (aunque con otros nombres) puede asentar el pernio del equipo en tres cuartos de campo.

Aunque no se trate de un esquema demasiado explorado en el pasado, el 4-2-3-1 parece entrar en el guión de Sergio González; eso sí, con una fuerza relativa, puesto que la intención es contar con cuatro delanteros, lo que hace presuponer que el 4-4-2 continuará a la larga, tratando de maximizar a Guardiola, Marcos André, Weissman y el hombre que les acompañe, ahora mismo, Sekou Gassama. Aun así, el guión de capital parece acontecer aumentado con un esquema con el que el Real Valladolid ha cosechado buenas sensaciones en pretemporada.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *