El 1×1 del Pucela en el Sánchez-Pizjuán: Kiko Olivas lidera un sueño a medias

El Real Valladolid cuajó otro grandísimo entrevista en un marco importante como es el Sánchez-Pizjuán que se saldó con un solo punto, mínimo merecido. El gol de Kiko Olivas hizo soñar a los blanquivioletas, aunque un penalti discutido por los vallisoletanos le dejó con la miel en los labios. Alcaraz pudo conseguir el tanto del triunfo a última hora, pero Vaclik se lo impidió.

Masip: No tuvo demasiado trabajo. Solventó acertadamente determinados centros laterales con cierto marchamo de peligro. En esta ocasión, no pudo hacer nadie frente a el penalti de Ocampos, que definió a la perfección al otro flanco. BIEN

Antoñito: Muy obligado por Munir, supo imponerse al hispano-marroquí en el primer tiempo. Apareció poco en ataque; no estaba el partido muy para ello, pero lo hizo con convicción y con puntería, escogiendo acertadamente esas intervenciones. BIEN

Kiko Olivas: Confundió a Vaclik con un remate inapelable. Imperial en defensa, secó a De Jong, que se marchó sustituido al refrigerio. Protagonista en la salida de balón, incluso se animó un par de veces a sumergirse con él en campo rival. Fue el de sus mejores días. MUY BIEN

Javi Sánchez: Sale de zona cuando es necesario y recupera su sitio con la clasificación y el conocer hacer de un fogueado. Tuvo la poca fortuna de que le cobraran el penalti. Aun así, no empañó su buena conducta. BIEN

Carnero: Timorato en ataque y muy obligado en defensa. Sin errores de bulto, a pesar de tener delante a una de las bandas más incisivas de todo el campeonato. Se oxigenó cuando Nacho entró a echarle una mano. BIEN

Hervías: Activo por fuera y apareciendo por adentro. En ocasiones pecó de individualista. Fue decayendo en su décimo ataque, pero mantuvo el nivel de intensidad. Vio la maleable amarilla en una de estas. BIEN

San Emeterio: Realizó varias acciones defensivas importantes adentro del dominio. Se hartó de pasar, como es habitual en él. No participó en demasía con balón, pero lo compensó con el gran despliegue físico que hizo. BIEN

Míchel: Puso un buen balón para que Kiko Olivas adelantara a los blanquivioletas. Acertado con balón y afanado en defensa, cortó varios balones buenos. Cuando Sergio reestructuró el equipo pasó a la mediapunta. MUY BIEN

Waldo: Descongestionó al equipo por su bandada y se las tuvo tiesas con Jesús Navas, al que presionó a menudo. Muy trabajador en defensa, dio un paso antes en el segundo tiempo para ayudar a Carnero. BIEN

Ben Arfa: Apenas dejó dos destellos en la primera fracción, en la que no participó. Le faltó dar un paso en la presión del centro del gol anulado al Sevilla. No surtió el propósito deseado, pero sumó minutos, al menos. REGULAR

Miguel: Batalló con Diego Carlos y Koundé como si llevara 200 partidos en Primera. Intentó sorprender a Vaclik pasada la media hora posteriormente de provocar un error de Koundé. Está para esto. MUY BIEN

Alcaraz: Entró con muchas revoluciones, lo que le hizo estar en tantas refriegas como tiene acostumbrado. Arriesgó algunas veces con balón, sin tener que llorar errores. Tuvo en sus botas el segundo gol en un parón descomunal de Vaclik. BIEN

Nacho: El Sevilla volcó el deporte sobre su costado en la segunda fracción, lo que le causó muchos problemas. BIEN

Ünal: Aguantó y prolongó algún balón de habitante tratando de oxigenar al equipo. Buscó el más difícil todavía en la última batalla del entrevista.

Kike Pérez: Dejó un par de gestos técnicos marca de la casa. Intentó tocarla al primer toque, en una nueva muestra de valentía en sus primeros partidos en la élite.

Óscar Plano: Exigido en defensa, se jugó más por el flanco contrario y el balón fue sevillista en el tramo que jugó.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *