Dmitrovic frena a un Celta más peligroso en ataque

Eibar y Celta empataron (0-0) en Ipurua el sábado en un partido en el que Marko Dmitrovic, zaguero azulgrana, frenó a un conjunto vigués más peligroso en ataque. Emre Mor, en dos ocasiones, y Nolito pudieron dar la conquista al equipo entrenado por Oscar García, que creó las mejores oportunidades. Guipuzcoanos y gallegos alzaron el telón de la venda de Primera División en la temporada 2020-2021 con un duelo flojo, en el que los eibarreses dirigidos por José Luis Mendilibar se mostraron muy ‘espesos’ ofensivamente. Los vigueses crearon más peligro, con Emre Mor como atacante destacado.

Dos meses a posteriori, Ipurua volvió a acoger un partido de fútbol con un minuto de silencio por el fallecimiento de Paco Marquiegui, ex-presidente del Eibar. Aunque comenzó una nueva competición, al igual que ocurrió al final de la campaña pasada, el duelo se disputó a puerta cerrada, sin aficionados, por el coronavirus. Al final, el número mayor de jugadores convocados fue de 23, en punto de 25. Debutaron los fichajes azulgranas Kadzior y Recio, y los celestes Tapia y Baeza.

Los locales comenzaron con mucha intensidad, y Pedro León remató parada un centro de suntuosidad de Sergi Enrich con el peso, en la primera ocasión del aproximación. Pero, como había anunciado Mendilibar, el partido iba a ser hendido y con muchas oportunidades de gol. El Celta respondió con un buen extensión venidero de Nolito que Marko Dmitrovic despejó a córner en una buena intervención del zaguero serbio. El meta internacional con Serbia volvió a despejar un ‘uno contra uno’ con Emre Mor, cuando, de nuevo, se cantaba el gol celtiña. Antes de la primera media hora, Kike García cabeceó fuera un centro de Pedro León. Luego, el visitante Brais Méndez hizo lo más difícil (controlar un balón y dejarlo muerto), mientras que luego remató fuera un intento de vaselina. No hubo parón por hidratación, y correcto al calor -había un sol radioso en una tarde veraniega- y al cansancio, el final de la primera parte fue infumable, porque a los futbolistas les pesaban las piernas.

La segunda centro comenzó con un remate visitante, enviado fuera por Aidoo -metió mal la pierna-, quien se la quitó a Nolito internamente del radio. Pero quien estuvo a punto de marcar el gol de la etapa fue Pedro Bigas (el defensa mallorquín jugó ayer de colateral izquierdo), pero su impresionante voleo se fue fuera por muy poco. El esférico iba de un radio a otra, el celeste Nolito centró, Emre Mor remató, y paró Dmitrovic. El duelo no tenía dueño, por lo que Edu Expósito remató fuera desde el borde del radio. Pero de nuevo Dmitrovic salvó al Eibar de la derrota, ya que primero despejó un disparo de Emre Mor tras buena jugarreta personal, y luego otro de Hugo Mallo. Los locales acabaron con uno menos por la expulsión de Pape Diop por doble amonestación (vio dos tarjetas en 6 minutos).

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *