Combate nulo en Ipurúa

Eibar y el Getafe protagonizaron un combate nulo en Ipurua (0-0), donde hubo mucha lucha y pelea, pero poca puntería. La madera impidió que los locales marcaran dos goles a disparo de Kike García y cabezazo de Sergi Enrich, por lo que la fortuna sonrió a los visitantes. El resultado fue la partida de goles, que deja a los dos equipos con las ganas de consumir con sus respectivas malas rachas. El equipo guipuzcoano no había vacada ningún partido en Ipurua esta temporada y siquiera había vencido nunca al conjunto getafense dirigido por José Bordalás. Por su parte, los madrileños no habían conseguido ningún triunfo como visitantes en la presente campaña. Ambos ‘púgiles’ no lograron `tumbar’ a su enemigo en la ‘lienzo’.

José Luis Mendilibar, monitor de los eibarreses, hizo cinco cambios (uno forzado por la traumatismo de Kevin Rodrigues) en el merienda auténtico respecto al altercado preliminar, alineando un 4-4-2 (dos delanteros) en circunscripción del 4-2-3-1 que había utilizado hace poco. Dio entrada al pegado derecho Rober Correa (más defensivo que Pozo, que fue suplente) para frenar al extremo izquierdo ex-azulgrana Marc Cucurella. A pesar de que los eibarreses mejoraron, no pudieron conseguir su primer triunfo como locales.

En los primeros minutos hubo una lucha por no dejar juguetear al rival en todo el campo, aunque a pesar de ello el Eibar llevó la iniciativa. El punta japonés Muto creó la primera ocasión de gol con una internada veloz por la cuadrilla derecha, pero su centro al ámbito pequeña fue cortado por Djené cuando Kike García se disponía a rematar. Los visitantes respondieron con una batalla similar, en la que Nyom centró con peligro al ámbito, pero Paulo Oliveira despejó cuando iba a rematar Cucho Hernández. Pero las ocasiones más claras (dos en una) las tuvo el atacante Kike García, quien a pase de Edu Expósito disparó, despejó el cancerbero David Soria, el rechace le llegó de nuevo a Kike García, quien golpeó de nuevo el balón, que rebotó en el apoyo cuando ya se cantaba el gol, porque el conquense remató a puerta vacía. En otra trastada posterior, remató desde el borde del ámbito y paró David Soria. Más tarde, Muto desaprovechó otra ocasión al rematar mal tras una rápida batalla individual.

Los madrileños no se conformaron con el 0-0, remató Mata con escaso oportunidad y paró Dmitrovic en otra trastada desaprovechada. Es una evidencia de lo mucho que cuesta marcar goles a los dos conjuntos esta temporada. Luego intentaron marcar Pedro León y Arbilla en diferentes jugadas, pero sin peligro. También Cucho Hernández pudo marcar para los azulones, que jugaron de blanco, pero remató fuera tras un rápido contragolpe en el que forcejeó con Rober Correa. Antes del refrigerio hubo un ‘reparto de golpes’ entre los dos púgiles en un igualado combate. De nuevo Kike García probó fortuna, pero despejó con los pies David Soria. Y otra vez, Cucho Hernández disparó y despejó Dmitrovic. Los porteros fueron los mejores de una primera fracción con más ocasiones de lo esperado.

En la segunda parte hubo inicialmente más parones que pernio (los blancos estuvieron mucho tiempo en el suelo en acciones en las que no hubo nulo, y encima el árbitro tuvo problemas con el ‘pinganillo’ de la oreja que le conecta con el VAR), porque el Getafe intentaba que pasara el tiempo y que el Eibar no cogiera el ritmo que lució en la primera fracción. El ex-azulgrana Querubín Rodríguez, nulo más entrar al césped, intentó sorprender a Dmitrovic con una vaselina, aunque no lo consiguió. Edu Expósito igualmente probó fortuna con otro impulso antiguo que se fue fuera. Tampoco encontró el camino de la meta un tiro de Bryan Gil tras una batalla personal.

El Getafe esperaba agazapado, pero se fue hacia lo alto cuando pudo y tras un regalo de Paulo Oliveira, el balón se lo llevó Cucho Hernández, quien centró a Mata, que tiró stop. Sergi Enrich, nulo más incorporarse al campo, cabeceó el esférico al palo, y el rechace lo volvió a rematar el punta azulgrana, pero Djené sacó el balón debajo de los palos. Encima, Kike García, quien intentó que el cancerbero getafense no sacara rápido, vio la segunda maleable amarilla y acabó expulsado, dejando a los eibarreses con un atleta menos. En el descuento Mata pudo dar el triunfo al Getafe, pero lo impidió Dmitrovic con el pie en una parada de meta de balonmano.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *