Chivas: Refuerzos que trajo Peláez quedan a deber

Ricardo Peláez Linares tiene un año ya como director deportivo de Chivas. Ha tomado decisiones que en un principio parecían tener un futuro prometedor, contrató refuerzos que hacían que la afinidad rojiblanca se llenara de ilusión, al jerarquía de llamarles Súper Chivas 2.0; sin bloqueo, conforme han pasado los días y los meses, estos jugadores que llegaron en dos lapsos de contrataciones han sido “petardos”, que poco o ausencia han funcionado y que se han trillado envueltos en escándalos, enfermedades o lesiones que han evitado que rindan lo que se retraso de ellos.

Futbolistas que brillaron en sus equipos, como José Juan Macías con León, en donde incluso fue goleador, José Madueña, José Juan “Gallito” Vázquez, Cristian “Chicote” Calderón, Alexis Peña, Víctor Guzmán (quien sólo entrenó unos días y se deshizo el entendimiento) y el más flamante, Donosura Zaldívar, han funcionado a cuenta gotas con el Rebaño Sagrado, omitido los casos de Uriel Antuna y Jesús Ricardo Angulo, quienes sí se han podido afianzar, aunque sin tantos resultados.

El pago de Amaury Vergara para contratar a estos jugadores ha sido detención, cerca de 50 millones de dólares que se han convertido en un peculio en la basura, más allá de una inversión fructífera en el corto y mediano plazo. No han ayudado a Chivas a estar en todo lo detención de la Liga y se ve allí un título, el cual prometió Ricardo Peláez en su presentación en noviembre de 2019, y por el contrario, no ha habido un esquema admisiblemente establecido, ya que se prescindió de los servicios de Luis Fernando Tena, casi nada en el puesta en marcha de este Guard1anes 2020, y se contrató a Víctor Manuel Vucetich, con un funcionamiento prácticamente igual a su antecesor.

A lo abundante de un año Chivas se ha envuelto en escándalos por parte de sus jugadores y se palabra más de ello que de buenos resultados en lo futbolístico. Todo comenzó con Víctor Guzmán, un participante llamado a ser figura con el equipo tapatío, sin bloqueo, un supuesto dopaje evitó que siguiera en Guadalajara y regresó a Pachuca, en donde cumplió un castigo de casi nueve meses.

Uriel Antuna, participante suerte con Gerardo Martino en la Selección mexicana y ex punto del LA Galaxy de la MLS, llamó la atención de Peláez, lo contrató y se habló más de él por sus fiestas con Alexis Vega y su enfermedad de COVID-19, que por su buen futbol; hasta últimas fechas ha recobrado la memoria futbolística y ha comenzado a distinguirse, al igual que Jesús Angulo, de quien se esperaba más por su pasado en los Rayos del Necaxa.

Mismo caso que “Chicote” Calderón, quien se enfocó en desvelarse e irse de fiesta y dejó su profesión de flanco. José Juan Macías se salió de una concentración con el Tricolor y encima se habló más de un supuesto interés del futbol europeo y su mente quedó en aquel continente.

José Juan Vázquez, Alexis Peña, Donosura Zaldívar y José Madueña han figurado poco en Chivas, conveniente a COVID-19, lesiones y problemas legales.

A DETALLE

No dan el ufano

José Juan Macías: Piensa más en Europa que en Chivas.

Uriel Antuna: Enfermo de COVID-19 e indisciplina con Alexis Vega.

José Madueña: Las lesiones no lo dejan arriesgar.

Jesús Angulo: Baja de equipo.

José J. Vázquez: Escándalo legítimo.

Cristian Calderón: Indisciplinas y futuro nocturnas.

Alexis Peña: Escándalo legítimo.

Víctor Guzmán: Supuesto doping y regresó a Pachuca.

Donosura Zaldívar: Lesiones y enfermedad de COVID-19.

JL

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *