Calvert-Lewin, el guerrero del martillo

Dominic Calvert-Lewin es un entendido del ocio sutil. El punta inglés del Everton está siendo un futbolista muy dominante por detención en una competición como la Premier League, y eso, evidentemente, son palabras mayores. Cuatro de los ocho goles que lleva en este inicio de temporada en la competición inglesa los ha firmado con la capital. Y cuatro de estos ocho, igualmente, interiormente del dominio pequeña. Estos datos ofrecen pistas muy reveladoras del tipo de punta que está siendo Calvert-Lewin en este Everton 2020-21. Un martillo en zona de remate, imponente en el brinco y muy determinante en el cabezazo, y un ‘9’ tan idóneo como coherente con el plan del equipo desde el aterrizaje de James.

Porque la venida del futbolista colombiano evidentemente ha inquieto el ecosistema más reactivo y pragmático que Ancelotti construyó desde su venida a Goodison Park. James representa un brinco cualitativo enorme con respecto al Everton de la temporada pasada, y una vez ya ha hecho al equipo suyo, y Ancelotti ha conseguido que el equipo orbite por completo en torno a su pie izquierdo, la simbiosis está siendo tan potente como prometedora. Todos los movimientos de este Everton, por delante y por detrás de la recorrido del balón, están pensados para sacarle el decano interés a las condiciones del ’10’ colombiano. Si hace unos pocos meses analizábamos que los dos puntas del equipo, Richarlison y el propio Calvert-Lewin, debían realizar esfuerzos muy prolongados y continuos durante los 90’ para arrimar al Everton a la puerta contraria, porque no había más cera que la que Ancelotti ya había puesto a arder, la venida de James, que está actuando como falsificado extremo derecho, le ha cambiado la trayectoria a todo el equipo en militar, por una cuestión cualitativa a nivel de sistema, y a los dos delanteros en el plano particular.

Dominic Calvert-Lewin está siendo un delantero muy útil dentro y fuera del área. Foto: Michael Sedgwick/Focus Images Ltd
Calvert-Lewin está siendo un ‘9’ muy útil interiormente y fuera del dominio. Foto: Michael Sedgwick/Focus Images Ltd

El Everton, con James, está siendo un equipo mucho más proactivo que hace unos meses. La idea de Ancelotti está temporada es salir con el balón jugado desde a espaldas para conectar rápidamente con su perfil derecho. Es cierto, como podremos analizar más delante en otro texto, que el equipo no cuenta en estos momentos con dos interiores especialmente hábiles en el vuelta, y esto, hasta que Ancelotti encuentre el modo de hacer que no se note (o al menos que no pese) sin cargar las piernas del propio James, está provocando que todos los rivales tengan muy clara la zona del campo que deben presionar para cortocircuitar así los primeros pases del Everton. Pero volvamos al punto donde nos habíamos quedado, porque, con sus más y sus menos, el equipo está llegando con continuidad hasta el pie izquierdo de James por encima de la recorrido de divisoria. Dicho punto es especialmente importante interiormente del descomposición, porque a partir de este momento todos los movimientos ‘toffees’ son consecuentes con la conducta de su orientador avanzado.

Contenido relacionado: Richarlison y Calvert-Lewin para Ancelotti

El hecho de que James esté recibiendo siempre en esta zona, provoca que el equipo responda de una modo proporcional desde el perfil opuesto. Lucas Digne, el adyacente izquierdo, Richarlison, que parte teóricamente desde el extremo contrario al de James, y Calvert-Lewin, que arranca en este sistema como punta en solitario, trabajan para brindarle al colombiano un pericón amplio y cladoso de oportunidades por delante de su recibo. Desde la derecha, desde su zona, el adyacente igualmente debe alcanzar hasta muy en lo alto (amplitud), y el interior, en este caso Abdoulaye Doucouré, tiene que compensar (sin balón) los movimientos que va ejecutando el ‘10’ (profundidad), porque esto, aclarando su radiodifusión de energía, es parte fundamental del proceso para que el rival no pueda concentrar nada más todos sus esfuerzos defensivos en que James no reciba (cómodamente). Con el adyacente estirando y el interior sosteniendo, entonces sí: James puede rebelar la capital para lanzarse. Es en esas donde vuelven a suceso Digne, Richarlison y Calvert-Lewin. El adyacente francés está siendo un puñal desde el sector izquierdo. Ya lo fue la temporada pasada, como analizamos en este texto, y lo está siendo igualmente en esta interiormente de un tablado mucho más dispuesto para sus intereses. Que James Rodríguez atraiga tantas atenciones en campo rival provoca, automáticamente, que el sistema dicha de decano tiempo y espacio en su sector izquierdo. Y ahí, aprovechando los cambios de orientación del colombiano, que son bananas verdaderamente envenenadas para el equipo rival, es donde Lucas Digne está apareciendo para alcanzar hasta (ojo, y no estar en) el postrer tercio y centrar al dominio.

Calvert-Lewin viene promediando más de 8 duelos aéreos por partido. Foto: Robert Smith/Focus Images Ltd
Calvert-Lewin viene promediando más de 8 duelos aéreos por partido. Foto: Robert Smith/Focus Images Ltd

Desde ese emisión cruzado, tenso, curvo y generalmente harto preciso de su adyacente, Dominic Calvert-Lewin está encontrando opciones de remate con mucha continuidad. Digne encima domina distintos tipos de centro en función de la consideración y la tensión del golpeo, y Calvert-Lewin, por su parte, maneja un catálogo de remates tan amplio como rentable para este tipo de situaciones. Calvert-Lewin tiene una capacidad de brinco impresionante. Ya no solo por la consideración a la que se eleva, aprovechando su 1,87 de calidad, sino por el tiempo que consigue permanecer erguido en el cénit del brinco para imponerse a su registrador (o marcadores) y dirigir el cabezazo. Estas dos, por separado, son dos cualidades que no siempre van de la mano. Hay futbolistas que saltan muy admisiblemente pero no por ello consiguen colocar sus remates entre los tres palos, y al contrario, hay futbolistas que van muy admisiblemente por detención sin menester de distinguirse muchos centímetros del suelo. En el caso de Calvert-Lewin se dan estas dos condiciones: salta mucho y remata muy admisiblemente. Esa capacidad para sostenerse en el ventarrón, propia de los mejores especialistas en este arte, es un filón interiormente del dominio, por supuesto, pero igualmente fuera de ella: porque es un solicitud más interiormente del discurso del equipo; y no el solicitud sobre el que se construye todo el discurso.

Lejos de la puerta contraria, Calvert-Lewin es un punta con medios ciertamente autosuficientes. Es diestro, y por lo militar todas sus acciones las realiza con su pierna más hábil, pero no por ello renuncia a utilizar su pie izquierdo cuando así se lo exige la situación, aunque evidentemente no tiene en su siniestra la misma precisión y potencia. En el ocio directo, cuando el equipo examen directamente a Calvert-Lewin, este no solo descuelga balones por detención, con la capital o con el pecho, sino que con el pie igualmente es capaz de realizar controles de muchísima calidad técnica consiguiendo que el esférico se quede imantado a su pie derecho. A campo extenso no es un punta con una punta de velocidad especialmente dominante, pero entre controles, giros, descargas, devoluciones y alguna que otra conducción, acciones que en muchas ocasiones le llevan a darse a sí mismo situaciones de remate, sí es un punta harto útil a 35 o 40 metros de la puerta rival. Calvert-Lewin viene promediando 16 pases y más de 8 duelos aéreos por partido este curso. Es un punta muy peleón en situaciones de uno para uno, muy pegajoso en el cuerpo a cuerpo y muy insistente cuando no tiene el balón o la posición ganada, de hecho, la temporada pasada ocupaba un rol esencia en la escalón defensiva del equipo a la hora de condicionar desde la presión la salida de balón del equipo contrario. En resumidas cuentas, Calvert-Lewin ya suma a estas directiva la porción de los goles que hizo durante toda la temporada pasada. Un punta que ha trabajado el metal a fuego moroso. Golpe a sorpresa. Con el tiempo y la dedicación que exige esta profesión en los mortales. Y ahora es su momento.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de portada: Matt Wilkinson/Focus Images Ltd.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *