Aspas y Emre Mor no se bastan para vencer a un buen Sporting

El Celta cerró la temporada invicto, pero dejando documento ciertas carencias a una semana del inicio de LaCoalición. Por su parte, el Sporting arrancó un igualada de Balaídos gracias a la estabilidad mostrada por el montón de principio a fin. Poco tardaron los asturianos en dar su primer zarpazo. Apenas habían transcurrido dos minutos de partido y Djuka batió a Villar con una precisa vaselina tras un desbarajuste común de la retaguardia olívica.

Babin devolvió el atención poco a posteriori al quedarse reclamando una descuido que el árbitro no señaló, momento que aprovechó Aspas para plantarse delante de Mariño y batirle por bajo. La salida al campo de Emre Mor en la segunda parte activó al Celta, pero la descuido de puntería y el tino de Mariño impidieron el triunfo del equipo vigués.

El caos defensivo fue una constante en la primera parte en el mandato céltico, con Aidoo distraído en cada obra del esparcimiento. Fue el damisela Fontán quien tuvo que ejercitar de fogueado para apagar todos los incendios del ghanés. También Renato Tapia, incansable echó una mano en esas labores. La primera parte careció de ocasiones tras el 1-1, convirtiéndose el cita en bandera de la siesta. El Sporting aguantaba colocado a un Celta sin ideas en ataque.

El panorama cambió poco en la segunda parte, sobre todo con la entrada de Emre Mor, quien activó a todos los compañeros con su electricidad Denis pudo marcar de descuido directa en el reinicio del segundo acto, lo impidió Mariño con una espléndida estirada. El propio Denis volvió a rozar el gol poco a posteriori en una buena trastada personal, pero el esférico se fue desviado por unos centímetros. El Sporting lo intentó a balón parado, con un potente divulgación directo de Djuka que estuvo a punto de sorprender a Iván Villar.

Los vigueses se volcaron en el tramo final en exploración de la vencimiento que les permitiera cerrar la pretemporada con buen sabor de boca, pero el Sporting tan pronto como sufrió para disminuir el agua. Los célticos no encontraron la forma de meterle mano al cuadro de David Gallego y empezarán la temporada con muchas dudas en el esfera. Faltan fichajes y faltan ideas. El Sporting, por su parte, sale reforzado de Balaídos, con la sesnsación de estar perfectamente preparado para competir en Segunda División.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *