Aprobados y suspensos del Cádiz: castigados por los errores

Ledesma. El primer tanto del Atleti llega por un defecto de comunicación con Fali. En el segundo no llega a tapar, el tercero… un gol que entraba en los planes y en el que ausencia más pudo hacer y el cuarto, defecto colectivo. También evitó que la goleada fuera longevo.

Akapo. Sustituido en el alivio. Intentando tener las embestidas del Atleti, como el resto de la defensa, o del equipo. Se vio superado.

Fali. No se entendió con su cancerbero en el primer gol del Atlético. Se sumó al ataque con un cabezazo tras un córner en el 27′ y lo intentó con un disparo pasado en el 64′ que sacó Oblak.

Cala. Un error al intentar despejar casi termina en gol para el rival, obligando a Ledesma a evitar un mal longevo. Le fue difícil recomponerse.

‘Pacha’ Espino. Otro de los sustituidos en el alivio. Tampoco fue el de siempre, pero ausencia acompañaba en el partido. Algo cachazudo y sin descifrar en el pase.

Salvi. De los más activos del altercado. Al menos intentó crear poco por bandas tirando de su velocidad. También dio algún pase que pudo difundir peligro en el remate, pero Oblak siquiera concedió.

Augusto. Entró en el merienda para suplir la abandono por herida de José Mari. Perdido en el centro del campo. No consiguió difundir fútbol desde la sala de máquinas, pero siquiera el Cádiz hilaba varios pases seguidos.

Jens Jonsson. Fue de lo mejor del partido interiormente de la catástrofe. Eso sí, no tuvo el mismo hallazgo que en partidos anteriores, como es natural en la sintonía del altercado.

Álex. Un importante defecto en el radio terminó en el segundo gol. A pesar de ello, siguió luchando hasta el final del altercado intentando remendar su error.

Negredo. Lo intentó de cara a meta, pero entre que hubo pocas ocasiones, y que Oblak no error, pues siquiera consiguió mover el tanteador.

‘Choco’ Lozano. En sintonía con el partido. Intentando crear poco, pero sin éxito ningún.

Desde el banquillo.

Alcalá. Debutó con la elástica amarilla en las peores condiciones. Por detrás en el tanteador y con un equipo mermado. En el tercer gol pudo hacer poco más.

Jairo. Activo y aprovechando la oportunidad de ganarse un hueco en el merienda de Cervera. Incluso disparó a puerta.

Pombo. Lo más destacado, un remate de vanguardia que Oblak consiguió detener.

Perea. Muy poco pudo hacer, escasamente recibió balón. El equipo se encontraba ya desquiciado.

Garrido. En el 71′ salió el vasco, que poco a poco va sumando minutos y dejando grandes sensaciones. En el 81′ disparó a meta intentando poner en apuros al cancerbero almacén.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *