Alavés y Valencia ponen a prueba su tendencia al alza

Alavés y Valencia ponen a prueba su buen momento y su tendencia al alza con la que llegaron al parón por los partidos de selecciones y que desearán ayudar en la décima excursión de LaCombinación Santander (sigue el partido en directo en As.com). De hecho, el Glorioso arrastra la mejor jugada de la temporada tras vencer en Zorrilla, entablar en casa frente a el Barcelona y repetir, unos días luego, en el campo del Levante. Uno de los problemas que está superando en las últimas jornadas es que termina los partidos con diez efectivos oportuno a las expulsiones. Jota vio la roja frente a el Barcelona y no jugó en Valencia. Antes, todavía Duarte se tuvo que perder una excursión por una expulsión. Esta semana, el ausente será Edgar Méndez.

Machín alineará, seguramente, a Martín Aguirregabiria en la partida derecha. El participante vitoriano no había tenido escasamente protagonismo al principio de la campaña, pero luego trascendió que arrastraba molestias en una pierna desde la pretemporada. Ante el Valencia le anhelo la partida a Tavares, que ha estado con Portugal sub-21 dos semanas seguidas y solo pudo entrenar ayer en la sesión del sábado. Habría sido una buena oportunidad para que se aclimatara al Alavés pero su convocatoria lo ha impedido. Aún existe la duda de si el monitor soriano saldrá con tres centrales o con un 4-4-2.

Es posible incluso que utilice uno y otro dibujos a lo abundante del mismo partido. Cuando el conjunto vitoriano ataca, lo hace con bandas largas dejando detrás a tres centrales. Pero si el equipo se repliega, Duarte se convierte en el cuarto defensa y el participante que cubra la partida izquierda en el centro del campo, se coloca contiguo a los tres efectivos de la medular: en este caso, Jota Peleteiro. Precisamente, el gallego volverá al equipo para animar el ataque albiazul. Las únicas bajas serán Burgui y Pere Pons, al beneficio del sancionado Edgar. El pacense sigue convaleciente por favor legado positivo de coronavirus mientras que el catalán tiene fracturado un dedo de un pie. Por el contrario, Machín recupera a Ximo Navarro (molestias bíceps femoral) y Lejeune (problemas musculares).

El Valencia afronta este audiencia con la esperanza de que el parón no le reste fuerza al impulso recatado que le dio en la última excursión su triunfo ante el Real Madrid y poder dar continuidad a una conquista que le ha situado a las puertas de las posiciones europeas y ha engordado su colchón respecto a los puestos peligrosos. De hecho, un triunfo en Mendizorroza le permitiría desobstruir una pequeña brecha de cuatro puntos respecto al conjunto alavés, en un momento en el que no se sabe si uno y otro equipos estarán luchando por una cosa o la otra.

El duelo del equipo valencianista es empalmar dos triunfos seguidos por primera vez esta temporada, que en este caso se unirían al meritorio igualada previo frente a el Getafe y le permitirían encima enlazar por primera vez tres jornadas sin perder. Un oasis de estabilidad en su turbulenta campaña. La principal nudo de Javi Gracia está en ataque por los problemas físicos de Maxi Gómez, su indiscutible ‘nueve’, y la nudo de Kang-in Lee, que se fue con una Corea del Sur en la que se han detectado numerosos positivos por COVID-19 y que por tener que esperar a las pruebas, que dieron pesimista, solo ha podido entrenarse con el corro el sábado. En el caso de que el uruguayo no esté apto por el traumatismo que arrastra en la rodilla derecha, el experto Gameiro tiene preeminencia sobre el mancebo Manu Vallejo en el puesto más reformista y Guedes estaría llamado a hacer de enganche.

La otra duda es si el regreso de Correia tras la penalidad que le impidió estar contra el Madrid, lleva a Gracia a devolverle la titularidad en el lado derecho de la defensa y a resituar a Wass al centro contiguo a Carlos Soler o si por el contrario el danés sigue de vecino y Racic en el medio. Quienes parecen favor convencido definitivamente a Gracia son Doménech en la meta, en este caso sin rival tras la ofensa de Cillessen, el mancebo central Guillamón y el extremo Yunus Musah. Los tres parecen ya claves en un merienda en los que Paulista y Gayà son fijos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *