Adrián se vistió de Chimy

A descuido de Chimy… bueno es Adrián. Osasuna se ha llevado los tres puntos de Carranza (0-2) con una triunfo en la que aprovechó dos errores locales. Primero marcó Adrián, con una definición perfecta que habría firmado el propio Chimy Ávila; y a diez minutos del final, Rubén García hizo el segundo en un nuevo error defensivo de los locales.

Ambos equipos salieron con onces muy mermados. En el mandato almacén la disminución más significativa fue la de Álex, (que comenzó en el banquillo al tener poco rodaje), el participante que da criterio al maniobra amarillo. Osasuna, por su parte, muy tocado en el ataque. Sin Chimy, dañado de recaída, ni Gallego, con molestias, fue Adrián el que empezó como remisión.

Los visitantes fueron los que salieron mejor plantados, con la retaguardia adelantada y poniendo balones largos en pesquisa de la espalda de la defensa rival. El Cádiz, poco achicopalado, esperando a espaldas pero casi sin opción de salir al contragolpe. No tuvo que hacer mucho Osasuna para brindar la bote. Los visitantes aprovecharon un error en la salida de balón de los amarillos para marcar. Sergio se durmió en presencia de un Oier espléndido. El medio robó en campo contrario y asistió en profundidad a un Adrián, que en presencia de David Gil definió con destreza con un sutil toque de empeine. Corría el minuto 10.

Intentó objetar el Cádiz tras el tanto rival y lo hizo con tres ocasiones de Pombo, el mejor de los amarillos durante la primera parte. En las dos primeras se aprovechó de dos envíos de Espino y Salvi y ambas acabaron fuera; y en la tercera, la más clara, se guisó una ruindad desde la manada derecha con un posterior disparo que hizo intervenir a Herrera.

La segunda comenzó con un Cádiz poco mejor, pero sin continuidad; mientras que Osasuna se dedicó a asegurar la renta. Entró Malbasic por Bosiger, que en su primera ruindad ya mostró más ganas que el francés. Apretaba el Cádiz y la tuvo a balón parado. En el 61’, Iza probó fortuna con un disparo venidero que hizo intervenir a Herrera. Se sentía más cómodo el Cádiz y lo sabía Perera, por eso determinó la entrada de Álex y Jonsson.

Fue entonces cuando el Cádiz comenzó a envidiar a otra cosa, una interpretación más parecida a lo que ofreció en el primer tramo de temporada en Segunda. Sin requisa, cuando mejor estaba el Cádiz, llegó la puntilla de Osasuna… y de nuevo tras otro error defensivo. Saque de manada que prologa Torró y tras cobrar Rubén, se zafa de espaldas con un buen libranza y bate a David Gil. Faltaban diez minutos para el final.

No dio para más el partido. El Cádiz necesita terminar de confeccionar el equipo de aquí al 5 de octubre cuando falleba el mercado, mientras que Osasuna, a pesar de las bajas, sigue maravillando y demostrando que el décimo puesto conseguido la pasada temporada no fue por casualidad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *