A Koeman le faltan piezas

Dentro de quince días el Barcelona de Ronald Koeman debutará en LaCinta recibiendo al Villareal en el Camp Nou y a día de hoy, el técnico culé sigue esperando las piezas que necesita para construir su tesina. De momento, el monitor blaugrana cuenta en un 90 por ciento con la plantilla que acabó el curso pasado más los cedidos que han regresado de sus experiencias en diversos equipos y los jugadores que se ficharon durante el curso pasado. Es aseverar, Koeman tiene jugadores pero le faltan las piezas que él desea.

El nuevo monitor del Barcelona aún no ha podido incorporar un atleta de su votación de cara al tesina que tiene en mente. Los dos jugadores que ha solicitado el holandés son dos compatriotas suyos: el medio Georgino Wijnaldum (29 abriles, Liverpool) y el punta Memphis Depay (26 abriles, Olympique de Lyon). El que parece estar más cerca de demorar es el segundo, aunque depende de como se vaya a solucionar la salida de Luis Suárez, que se complica por momentos.

Depay reconoció tras el partido del martes de Holanda frente a Italia que “sé que hay interés, pero no puedo decir mucho más, principalmente porque tampoco he hablado mucho con mi agente. Vamos a esperar a ver qué sucede… Mañana hablaré con el Olympique de Lyon”.

La postura del Olympique de Lyon y especialmente de su presidente, Jean Michel Aulas no es de máxima colaboración por lo que se deduce de un tuit que colgó ayer. “Si Memphis pudiera irse en agosto, ¡tendría que quedarse con nosotros en la 20/21! Contrariamente a lo que he enterado, no hubo negociación con el Barça, no creo que al OL le interese dejar marchar a su capitán tras este año truncado por la LFP”, aseguró.

El Olympique fichó a Depay por 16 millones de euros en 2017 al Manchester United que pagó a su vez 34 al PSV, donde coincidió con Koeman. Ahora no negociarían por menos de 30. El Barcelona intenta resumir el precio queriendo introducir a Samuel Umtiti en la operación, un atleta claramente devaluado y con un salario fuera del valor del equipo francés.

No obstante, la esencia de la operación está en la salida de Suárez. El uruguayo tiene un acuerdo cerrado con la Juventus, pero no se pone de acuerdo con el club en la saldo de su pacto.

El otro frente destapado de Koeman es la contratación de Wijnaldum, un atleta que el técnico considera táctico para su tesina. Le conoce proporcionadamente y investigación un futbolista que sepa interpretar el selección que tratará de imponer el nuevo técnico. Desde el club le reclaman una puesta por otro estilo de futbolista en las mismas condiciones contractuales y de época comoThiago, pero para Koeman parece que es no es negociable.

Pero mientras las negociaciones se alargan, Koeman necesita que sus demandas se hagan ingenuidad porque la competición se acerca, el cronómetro está en cuenta a espaldas y todo parece reconocer de las horizontes. Las próximas semanas se avecinan intensas porque a la secretaría técnica de la entidad se le empieza a acumular el trabajo y Koeman quiere emprender a trabajar con los suyos. Y le faltan piezas.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *