1×1 del Celta: Carreira y Melero rescatan un punto

Iván Villar: Melero le salvó de ser el inculto del partido. Es cierto que Murillo le tapa la visión, pero debía suceder desviado el tiro centrado de Dani Gómez. Empezó el partido con una mala salida aérea y lo terminó con esa trastada desafortunada. Por el camino repelió dos disparos de Campaña y Morales.

Carreira: Es todo pundonor y entrega, no escatima un gramo de esfuerzo y se pasa todo el partido corriendo. Se llevó un susto al principio a posteriori de calcular mal en un brinco de habitante que propició una clara ocasión del Levante. Pese a ello se repuso y fue un puñal por la derecha. Si la semana pasada estuvo a punto de estrenarse como goleador en el día del première, esta vez no perdonó, rematando en dominio pequeña un centro de Denis desde la izquierda.

Araújo: El mexicano ofrece muchas inseguridades, aunque en esta ocasión tuvo fortuna en varias acciones que salvó más por suerte que por descubrimiento. Le errata la confianza de temporadas anteriores, sufrió mucho con los atacantes levantinistas.

Murillo: No es el mismo de la temporada pasada, ha bajado mucho su rendimiento e incluso no transmite el mismo liderazgo. Estuvo providencial en una argumento de la primera parte para evitar un remate que era gol cantado. Vio la amarilla por una dura entrada sobre Morales.

Fontàn: Se comporta como un fogueado, no parece un debutante en la categoría. Tiene un desparpajo y un atrevimiento indigno de su vida. Es cierto que erró en un par de expectativas de balón, pero nunca se arrugó y lo siguió intentando. No se siente incómodo saliendo a defender allí de la meta y tiene buen toque para sacar el balón jugado.

Olaza: Otro ludópata que está desconocido. Sólo recordó al de la temporada pasada en dos centros peligrosos marca de la casa, pero el resto del partido estuvo desaparecido y encima sufrió mucho para cerrar la puerta por su costado. Vio la amarilla por fingir un penalti. Fue en una trastada en la que se incorporó con descubrimiento al dominio contraria y decidió tirarse al suelo en vez de continuar la trastada.

Tapia: Es difícil que uno solo pueda contra todo un centro del campo, por mucho que se multiplique. No tuvo ayudas para defender, y cuando las tuvo fueron desacertadas, lo que provocó que en ocasiones se precipitara. Se asentó en la segunda parte.

Denis: Es evidente que la calidad le cae de los bolsillos, tal y como demostró en el gol y en alguna argumento aislada más, pero su intermitencia es preocupante. Necesita dar un ocurrencia encima de la mesa y demostrar que está capacitado para ser líder del equipo. Firmó una nefasta primera parte, maquilló poco su interpretación en el segundo acto.

Nolito: Estuvo impreciso en las dos áreas. Se esforzó en defender, pero demostró que no es lo suyo, cometiendo demasiadas faltas y completando el desacierto cometiendo un penalti tan claro como innecesario. En ataque, intentó conectar con Aspas, pero siquiera estuvo fino en esa lado. Fue el primer ludópata sustituido.

Aspas: Es el único ludópata del Celta que ofrece aval de éxito cada vez que tiene el balón en sus pies. Otro partido más en el que estuvo desasistido, pero aún así obligó a Aitor Fernández a emplearse a fondo con un disparo con la derecha. En la primera parte, el único tiro del Celta fue suyo. Probó suerte desde fuera del dominio, pero el balón salió desviado.

Mina: Le sobra coraje y le errata descubrimiento. No se le puede reprochar su capacidad para pelearse con quien haga errata, pero no está mínimo preciso cuando le toca intervenir. La mejor prueba es una trastada que desperdicia en la primera parte por un mal control. De suceder acertado, era una clara ocasión de gol.

Veiga (entró por Nolito): Su entrada dio consistencia al centro del campo, ayudando a Renato Tapia a contener en esa zona. Apenas tuvo tiempo para intervenir en ataque, aunque realizó un par de buenos desmarques.

Beltrán (entró por Carreira): Tuvo que comportarse en una posición totalmente desconocida para él, de carrilero diestro, en los últimos minutos del partido para dar refrigerio a un exhausto Sergio Carreira.

Brais (entró por Mina): Después de tres partidos en blanco, volvió a participar, aunque sólo tuvo tres minutos más el descuento, tiempo insuficiente para reivindicarse.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *